Acusan que Javier Taja Ramírez tiene en el abandono a la región de La Sierra

Logo IRZA

- Al titular de la CICAEG le interesa más Acapulco, señalan

Chilpancingo, Gro.- La dirigencia del Consejo Supremo de Pueblos del Filo Mayor (CSPFM) demandó del gobierno del estado el arreglo de caminos, servicios de salud y financiamiento para proyectos productivos.

Humberto Nava Reyna, dirigente del CSPFM, aseveró que en esa zona de Guerrero hay una crisis económica y social, además de que la población sufre de la violencia criminal y en términos generales de inseguridad.

Nava Reyna dijo que es preocupante lo que ocurre en La Sierra: “no hay Fuentes de ingreso en nuestras comunidades; no podemos bajar ni siquiera a Chilpancingo porque desde hace meses la circulación de Tlacotepec a Chilpancingo está cerrada por los problemas de violencia, es un problema muy serio el paso por los caminos y no hay una atención directa a nuestras comunidades”.

Hizo un reconocimiento al obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, para tratar una tregua entre los grupos confrontados del crimen organizado en la Sierra: “está tratando que haya una pacificación, porque el gobierno hace oídos sordos, cierra los ojos ante esta problemática tan grave y mejor el obispo está haciendo su trabajo”.

Consideró que la pacificación en la Sierra y la inversión del gobierno del estado, traería mejores condiciones de vida a esa zona: “pero lo vemos difícil porque el gobierno del estado no hace presencia, no nos ha visitado desde hace más de un año el gobernador Héctor Astudillo Flores”,

Dijo que en el CSPFM están afiliados 8 mil 600 familias de esa zona de la entidad, pero que “no hemos sido atendidos; en la organización hemos gestionado hace más de doce meses un tractor, una pachara para la atención de los caminos en la Sierra”.

Acusó que Javier Taja Ramírez, titular de la Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG) les dice que no tiene maquinaria; “al funcionario le interesa más Acapulco y tiene a La Sierra Abandonada”.

En materia de Salud, indicó que los médicos y enfermeras que atienden esa zona no quieren subir a las comunidades por temor a la inseguridad, dejando en la indefensión a las personas que se enferman.

Comentarios