Albergue para ancianos, ignorado por los tres órdenes de gobierno

F-1-Albergue para ancianos, ignorado por los tres órdenes de gobierno-IRZA

Acapulco, Gro.- El albergue de la Asociación Civil "Los Hijos de David" se ubica en el poblado El Quemado. Actualmente atiende a siete ancianos con problemas renales, de ceguera, diabetes avanzada y pérdida de la memoria.

Ahí está, muy cerca del nuevo Hospital General de Acapulco, y entrar y observar a los ancianos genera impotencia, indignación, por decir lo menos. Únicamente sobreviven y son atendidos muy parcialmente por la solidaridad de los voluntarios.

El albergue carece del apoyo de los tres órdenes de gobierno. Tiene siete años de fundado y la idea nació para ayudar a los adultos mayores abandonados por su familia.

Francisco Vázquez es el administrador del Albergue, y cuenta que "nos sostenemos de los apoyos que juntan los hermanos de la Iglesia San Francisco de Asís, en Ciudad Renacimiento, pero la ayuda es insuficiente, debido a que los ancianos tienen que comer tres veces al día, además de tener cuidados médicos y para sus necesidades fisiológica".

Se hacen cargo de siete ancianos que requieren de cuidados geriátricos, y carecen de medicamentos, materiales de limpieza e incluso de un lugar acondicionado especial para este tipo de personas.

Rosa Vinalay es otra de las personas responsables del Albergue, y explica que "somos voluntarios y apoyamos con lo poco que tenemos, pero aunque queramos ayudar a más, no podemos debido a que faltan camas, víveres, medicamentos y toda una serie de cosas, y eso nos impide hacernos cargo de más ancianos".

El Albergue cuenta con cinco habitaciones, un garaje que fue adaptado como comedor, una cocina, recibidor, consultorio médico, sala de usos múltiples y dos baños, prestados, pero tiene la intención de comprarlos.

Francisco Vázquez y Rosa Vinalay lamentan la falta de apoyo oficial para atender mejor a los ancianos, para que puedan pasar la última etapa de su vida en condiciones dignas.

Aseguraron que ya han solicitado la solidaridad de los tres órdenes de gobierno. Que la siguen esperando y, mientras, a los ancianos los atienden con lo que tienen a su alcance.

“Los abuelitos requieren de una mejor atención, de una última etapa de su vida digna y en paz, y nosotros no tenemos para más, sólo nos llega la ayuda de voluntarios, y por supuesto que la agradecemos, pero no es suficiente”, resaltaron.

Comentarios