Conflicto por tierras puede derivar en un enfrentamiento armado

Logo IRZA

Chilpancingo, Gro.- Comuneros de la localidad de San Miguel, municipio de Chilpancingo, acudieron este jueves a las instalaciones del Tribunal Unitario Agrario (TUA) para exigir que se proceda contra sus vecinos de Río Verde, quienes les han invadido 754 hectáreas de terrenos, lo que puede ocasionar un enfrentamiento.

Los ejidatarios visitaron la sede del TUA que se encuentra en la calle Quintana Roo, en el centro de esta capital, para exigir a las autoridades que se acabe este conflicto con vecinos de Río Verde que con armas de fuego se han asentado en esas hectáreas que invadieron.

El presidente del comisariado de ejidal de San Miguel, Guadalupe González Bello, dio a conocer que este conflicto con Río Verde se ha agravado “porque nos invadieron 754 hectáreas y lo han hecho de manera paulatina y ahora ya invadieron hasta terrenos de siembra, lo que ha provocado molestia en la comunidad”.

Reprocharon que el TUA “no ha hecho caso y tenemos ese conflicto que se ha agravado, le exigimos que nos den prioridad, que se nos atienda porque los de Río Verde se han ido ampliando en su invasión y puede haber una confrontación”.

Añadió que desde 1957 tienen un plano definitivo dela extensión del ejido de San Miguel, pero hace dos décadas empezaron a invadir los habitantes de Río Verde, por lo que ahora decidieron acudir ante el TUA para que interviniera y nos dieron la razón”.

González Bello agregó que los habitantes de Río Verde “ya se quedaron dentro del ejido de San Miguel, se fincaron tienen escuelas, centros de salud, ya viven ahí, tiene más de 60 años el problema”.

Efrén Jaimes Cortés, ejidatario de San Miguel, indicó que por acuerdo y para tratar de solucionar el problema les iban a dar una franja, pero se ha agravado la invasión, “en el TUA nos dieron un veredicto a favor de que se nos devuelvan las hectáreas invadidas o de lo contrario que se nos indemnice a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu)”.

Esa sentencia, dijo, se emitió desde el 2009: “pedimos a las autoridades su intervención porque tiene nueve años que no se cumple la sentencia, hay riesgo de confrontación porque ellos tienen armas, nosotros no estamos armados porque no queremos pelear, lo que queremos es llegar a un acuerdo y a una solución a este problema que no lo iniciamos nosotros”.

Comentarios