Contexto Político: Candidatos y Alcaldías en disputa

Mientras los candidatos de Morena se cuelgan de la imagen de Andrés Manuel López Obrador, los del PRI prefieren que no se les vincule con José Antonio Meade Kuribreña, su candidato presidencial. Y se entiende: la imagen de Meade no suma, resta.

Hace seis años todo era distinto. Los priistas y verde ecologistas querían retratarse con el popular ex gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, quien se perfilaba como el favorito para ganar las elecciones presidenciales y regresar al PRI a Los Pinos.

Todo era alegría y fiesta. A los tricolores no les importaba que su candidato presidencial fuera exhibido como un inculto en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y que el Movimiento #YoSoy132 saliera a las calles para exigir la democratización de los medios de comunicación,​ la creación de un tercer debate entre los candidatos presidenciales​ y el rechazo a la imposición mediática​ de Peña Nieto en 2012.

Lo importante para ellos era regresar al poder y que López Obrador no fuera presidente.

Los que contendieron para senadores, diputados (locales y federales) y presidentes municipales mandaron a imprimir espectaculares en los que aparecían sonrientes y abrazados con Peña Nieto.

Supongo que José Antonio Meade se ha de sentir con el ánimo excesivamente abatido. ¡Y cómo no! A ningún candidato le gusta ver que “sus bases” lo ignoren.

En Guerrero muy pocos candidatos priistas están comprometidos con Meade. Cada quien lucha por lo suyo. Ni siquiera reparten trípticos en las colonias y comunidades que visitan.

En Chilpancingo, por ejemplo, hay más propaganda del “Gallo Rojo” (Partido de los Pobres de Guerrero) que de Meade.

Los dirigentes del PRI están conscientes que la elección federal es complicada o, mejor dicho, la elección más complicada que les ha tocado enfrentar con un candidato que inició y se mantiene en el tercer lugar de las encuestas.

El gran reto del priismo guerrerense es ganar la mayoría de las presidencias municipales y distritos locales electorales, porque al gobernador Héctor Astudillo Flores no le conviene tener a un Congreso local de mayoría morenista o perredista. De hecho, a ningún gobernante le conviene tener a un Congreso incómodo.

Es probable que recuperen algunos municipios que perdieron en 2015, como es el caso de Acapulco, donde su candidato Ricardo Taja Ramírez (ex perredista) puntea en las encuestas y aprovecha muy bien los desaciertos del PRD. Pero también el PRI corre el riesgo de perder por primera vez la capital del estado ante la coalición “Por Guerrero al Frente” (PRD-PAN-MC) y su candidato Antonio Gaspar Beltrán, un ex priista con experiencia en la administración pública, sin señalamientos de corrupción y que es accesible con la gente.

En Acapulco ya ha habido alternancia y en Chilpancingo no, pero siempre hay una primera vez. ¡Zas!

Iguala de la Independencia, Tlapa de Comonfort y Chilapa de Álvarez podrían nuevamente ser gobernados por el tricolor, mientras que el PRD podría retener Zihuatanejo, Ometepec, Pungarabato y Teloloapan.

Morena obtendrá buenos votos en la elección del 1 de julio. De eso no hay duda, pero su escasa estructura les imposibilitará ganar importantes alcaldías y distritos locales. O sea, el manto protector de su mesías no alcanzará a cubrirlos a todos.

Donde sí tiene posibilidades de ganar Morena es en el municipio de Tixtla con su candidato Edgar Ignacio Alcaraz Medina, un joven profesionista que siempre ha vivido en Tixtla y que conoce la problemática de su municipio.

El principal competidor de Alcaraz Medina es el priista Saúl Nava Astudillo, quien contiende por cuarta ocasión por la Alcaldía tixtleca.

El 1 de julio está a la vuelta de la esquina, y es entendible que todos los partidos están haciendo lo necesario para retener los municipios que gobiernan y ganar en otros que no han administrado.

ENTRE OTRAS COSAS… Este lunes se llevó a cabo en las instalaciones del Congreso del Estado el XII Parlamento Estudiantil 2018 "Los Adolescentes y la Cultura de la Legalidad", en el que alumnos de escuelas secundarias de las siete regiones de la entidad hablaron de la situación que prevalece en el estado de Guerrero e hicieron algunas propuestas para consolidar el Estado de Derecho y la armonía social.

Sin lugar a dudas, fue un excelente evento en que la diputada Elizabeth del Socorro Jiménez Padilla, presidenta de la Comisión de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, aprovechó para agradecer a los padres de familia y maestros por contribuir y alentar la formación de los adolescentes para que logren ser personas de bien en el futuro.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias