Contexto Político por Efraín Flores Iglesias: Astudillo y la educación en Guerrero

Si algo ha caracterizado a Héctor Astudillo Flores desde que rindió protesta como gobernador, es no escatimar recursos en la educación, ya que es la ruta para encontrar que los jóvenes se liguen a actividades positivas.

El 14 de septiembre de 2016, al entregar más de 30 millones de pesos para equipar planteles de nivel medio superior en la entidad, el mandatario estatal aseguró que quiere hacer bien las cosas para que la gente tenga trabajo, educación, carreteras y que haya menos delincuentes.

“El gobernador está para trabajar por Guerrero y hay que hacerlo bien”, dijo.

El pasado 27 de marzo participó en el foro “La Educación Pública en México”, que tuvo lugar en la Ciudad de México, donde dijo que para mejorar este rubro se necesita una mayor inversión por parte del gobierno federal.

“Para alcanzar la mejora de la educación en Guerrero, necesitamos una mayor inversión del gobierno federal, la cual debe estar enfocada en mejores condiciones para las y los docentes, mayores oportunidades de profesionalización y mejoramiento de la infraestructura educativa”.

En dicho foro también señaló que la educación es un tema de gobernabilidad que si no se habla, creará más problemas como el que se presentó recientemente en el estado de Michoacán.

Respecto a Guerrero, informó que el estado tiene una realidad muy específica por su complicada geografía y el número de localidades con alta marginación, y dijo que cualquier intento legislativo que pretenda pasar del discurso a la realidad, debe considerar una inversión estratégica de recursos a fin de revertir esta situación.

Los problemas sociales que enfrenta el estado de Guerrero, no surgieron con Astudillo. Y tampoco se trata de echarle la culpa a las anteriores administraciones. Los problemas son ancestrales y son enfrentados de acuerdo al presupuesto que se tiene.

Héctor Astudillo hace su mejor esfuerzo para atender la problemática en el sector educativo. No es un gobernante que se queda cruzado de brazos, sino un gobernante que toca puertas en la Federación y que le apuesta a la coordinación institucional, siempre y cuando prevalezca el respeto.

A pesar de las protestas de los maestros en contra de la Reforma Educativa recientemente aprobada en la Cámara de Diputados y que compete al gobierno federal, el gobernador Héctor Astudillo no para de entregar apoyos y obras en todo el estado. Tampoco se cierra al diálogo con los maestros disidentes.

La mañana de este lunes entregó obras en la histórica Escuela Secundaria “Raymundo Abarca Alarcón”, con una inversión de 6.6 millones de pesos, que consistió en un edifico y la rehabilitación de otro y que incluye tres aulas didácticas, tres direcciones, subdirección, sala de juntas, área administrativa, sala de espera, pórtico, biblioteca equipada con cinco computadoras, 16 sillas, 21 módulos-libreros, servicio médico equipado con botiquín, tres aulas con su respectivo pizarrón, sillas y escritorio para maestro, 120 butacas, etc.

Las obras que entregó en el citado plantel educativo forma parte de las 171 instituciones que son atendidas por el gobierno del estado en Chilpancingo.

¡AGRESIÓN AL EJÉRCITO!

Lo ocurrido este fin de semana en el municipio de La Huacana, Michoacán, es inaceptable. Resulta que habitantes de dicho lugar agredieron y desarmaron a elementos del Ejército Mexicano, sin que éstos pudieran defenderse, ya que tienen la orden de “no reprimir” al pueblo.

El gran pecado de los militares fue asegurar un importante armamento a un grupo criminal que opera en la zona, lo que irritó a algunos pobladores, quienes exigieron el regreso de las armas decomisadas.

La agresión física y verbal contra los militares se hizo viral a través de videos en las redes sociales, por lo que miles de usuarios reprobaron lo ocurrido.

Vía Twiteer, el expresidente Felipe Calderón Hinojosa posteó:

“¡Es inaceptable! Tiene que revocarse la orden presidencial que impide a los soldados defenderse -incluso proveérseles inst no letales- y castigarse estos actos como lo que son: agresiones, lesiones, atentados contra la autoridad. ¡Los militares también tienen derechos humanos!”.

En efecto, los efectivos del Ejército también tienen derechos humanos. Lamentablemente, el presidente Andrés Manuel López Obrador los envía al matadero en esa inútil y/o ridícula   estrategia anticrimen denominada: “Abrazos, no balazos”.

Sobre el mismo tema, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) expresó su total rechazo por las agresiones y retención contra personal militar en La Huacana, Michoacán; por lo que instó a las autoridades competentes a investigar esos hechos y determinar lo que en derecho proceda, ya que bajo ningún supuesto debe hacerse uso de la fuerza y la violencia para solicitar o exigir planteamiento alguno a las autoridades.

Así como se exige respeto al Ejército a la hora de hacer un operativo, también es necesario que los ciudadanos sean respetuosos de la ley. 

Y que quede claro: los militares también son parte del pueblo y solamente acatan órdenes de sus superiores.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias