Contexto Político por Efraín Flores Iglesias: Morena: ¿cambio de opinión?

En 2016, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros se refirió del PRD como “un partido satélite”, “un desecho”, “un cascarón vacío” y que “no representa a la izquierda”.

“En el 2018 la alianza de Morena será con los perredistas, no con el PRD. Hay muchos perredistas de buena voluntad que van a salir de ese instituto político, nosotros hemos estado hablando con muchos y van a salir del PRD y van a apoyar a Morena y a López Obrador en el 2018”, abundó. (El Sur, 17-VI-2016).

Y en 2017 volvió a la carga.

Dijo que de plano estaban cerradas las posibilidades de una alianza con el PRD para las elecciones de 2018 en Guerrero.

Los dirigentes perredistas le rogaban a Morena tomarlos en cuenta para una alianza. “No, no y no”, fue la respuesta del ahora delegado único del gobierno federal en la entidad.

El 20 de marzo de 2017, el entonces dirigente estatal del PRD, Celestino Cesáreo Guzmán, sostuvo una entrevista con Federico Sariñana, conductor de Noticias al Instante, quien le comentó que tras una reunión con dirigentes de corrientes políticas “se acordó de manera unitaria establecer una coalición formal con Morena y que haya una mesa en la que estén presentes los temas de cómo caminar juntos”.

Pablo Amílcar nuevamente dijo que no.

Días después, el 25 de marzo, Beatriz Mojica Morga, quien en ese entonces fungía como secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional del PRD, dio a conocer que su partido no rogaría más a Morena por una alianza en 2018 y que construiría sus propias alternativas.

La estrategia de Morena durante el proceso electoral pasado fue desacreditar al PRD y a Movimiento Ciudadano. Y en Guerrero, al PT le hicieron fuchi.

Victoriano Wences Real, dirigente petista, no le quedó de otra que romper la alianza a nivel local con el partido de López Obrador.

Ahora, algunos personajes de Morena en Guerrero son los que imploran una alianza con el PRD, MC y el PT.

Sergio Montes Carrillo, representante de Morena ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), sugirió el miércoles ir en alianza en 2021 con dichos institutos políticos. “Yo me inclino ir con todos (en alianza)”, posteó en su cuenta de Facebook.

¿Y por qué ese cambio de opinión? Muy sencillo. Morena carece de una estructura sólida para ir solos en una elección. Sus dirigentes están conscientes que López Obrador ya no les hará campaña y que las circunstancias políticas han cambiado.

Pero todo se originó porque el pasado martes los dirigentes estatales del PRD, MC y el PT, Ricardo Barrientos RíosLuis Walton Aburto y Victoriano Wences Real, se reunieron en Chilpancingo para hablar de una posible alianza en 2021. Y obviamente, ningún dirigente de Morena fue invitado a la reunión. ¡Zas!

Y como dice el dicho: “Amor con amor se paga”.

PLEITO ENTRE COMADRES

No cabe duda que ni entre los militantes de Morena se toleran.

Este jueves, por ejemplo, la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, y la síndica procuradora Leticia Castro Ortiz, se confrontaron en plena instalación del Sistema de Igualdad entre Hombres y Mujeres del municipio.

De acuerdo a varios portales de noticias, todo comenzó porque Castro Ortiz cuestionó los despidos injustificados que ha realizado la alcaldesa y arremetió fuertemente contra directores de área del Ayuntamiento.

“Reconozco en usted el sentido que tiene de garantizar el derecho a todos los empleados de este ayuntamiento. En verdad se reconoce la buena disposición que tiene, sin embargo quien no lo entiende son sus directivos, a ellos hay que capacitarlos, sobre todo a su secretario de Seguridad Pública”, indicó.

Román Ocampo, en su intento de defender a sus colaboradores, le recordó que es “la síndica de seguridad municipal”.

No es la primera ocasión que la síndica procuradora y la alcaldesa se confrontan. Desde antes de asumir sus cargos como ediles del trienio 2018-2021 se han dado con todo. De mentirosas no se bajan.

El bochornoso desencuentro fue presenciado, no sólo por regidores, funcionarios municipales y reporteros que cubren la fuente, sino también por feministas.

La abogada y líder de un grupo de feministas, Cristal Rebollar, pidió la palabra para conminar a la presidenta municipal y a la síndica centrarse en el tema y no exhibir sus diferencias. También manifestó que le daba pena y vergüenza presenciar una situación de esa naturaleza.

La lucha por el poder distanció a Adela Román y a Leticia Castro. Ni la Cuarta Trasformación ha logrado unirlas. De la síndica se entiende. Es una novata en lo que a cargos públicos se refiere. Pero la alcaldesa, lamentable papel.

Recordemos que ya fue síndica procuradora durante la administración de Zeferino Torreblanca Galindo, diputada local en la LVII Legislatura y magistrada del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) durante el segundo periodo deÁngel Aguirre Rivero como gobernador de la entidad.

A Adela Román el quedó grande el cargo. Y todo lo que mal inicia, mal acaba.

Lo siento por los acapulqueños que diariamente se tienen que enterar de las pifias que comete su alcaldesa.

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias