El año pasado murieron 60 mujeres embarazadas en la Montaña alta, revelan parteras comunitarias

F-1-Protesta mujeres indígenes en el Congreso-IRZA

- Los decesos, por falta de atención médica adecuada

Chilpancingo, Gro.- En el municipio de Cochoapa El Grande y otras comunidades circunvecinas de la región de La Montaña alta, al menos 60 mujeres murieron el año pasado, ya durante sus embarazos, ya en el trabajo de parto porque no cuentan con la atención médica adecuada.

Esto fue denunciado este miércoles en el Congreso del estado por cuatro parteras que, provenientes de aquella región, asistieron a la sesión del Parlamento de Mujeres.

Las parteras, que cuentan con sus certificados expedidos por la Secretaría estatal de Salud, manifestaron que apoyadas en sus conocimientos atienden a mujeres de Cochoapa y de otras comunidades de la región, pero que necesitan de instalaciones adecuadas para realizar su trabajo, que se les construya y equipe una Casa de la Mujer Indígena (CMI).

Este miércoles, mientras sesionaba el Parlamento de Mujeres en el palacio legislativo, llegaron hasta la zona de galerías cuatro mujeres indígenas de Cochoapa, quienes sacaron cartulinas en las que se leía su reclamo a las autoridades de los tres niveles de gobierno.

Angélica Flores Bastos explicó que desde el 2011 están demandando la construcción en forma de la CMI, ya que el local en el que trabajan actualmente es de paredes de madera y techo de lámina de cartón, y que en esas condiciones no pueden brindar la mejor atención a mujeres embarazadas o en los alumbramientos.

Explicó que de manera particular se decidieron organizar para atender a mujeres embarazadas de 167 comunidades aledañas a Cochoapa, que no tienen la posibilidad económica de viajar hasta Tlapa para atenderse en los dos Hospitales públicos que existen en la cabecera municipal.

Angélica Flores añadió que la vida de las mujeres en esas comunidades indígenas “es muy difícil porque sufrimos de maltrato en los hogares, no tenemos la atención médica adecuada, la vida de la mujer corre peligro cuando están embarazadas, son más de 167 comunidades que atendemos, el Centro de Salud no se da abasto, cuenta con médicos pero son insuficientes”.

Sostuvo que han pedido al municipio, al estado y a la federación que les ayuden: “esperamos que el gobierno nos escuche y atienda este reclamo para atender los derechos de las mujeres indígenas, porque más de 60 mujeres se han muerto por falta de atención tan solo el año pasado”.

“La casa donde trabajamos es de madera y contamos con 35 parteras comunitarias que atienden a las mujeres embarazados, no tenemos recursos o aparatos, pedimos al gobierno que escuche nuestra palabra para que nos apoyen con camillas, con material y la construcción de una Casa digna”, añadió.

Al concluir la protesta en las galerías del Congreso, las mujeres indígenas ofrecieron una conferencia en el vestíbulo de la Sala de Plenos de los diputados locales, hasta donde llegó la secretaria de la Mujer, Maira Martínez Pineda, quien se comprometió a atenderlas en una reunión posterior con la presencia del secretario estatal de Salud, Carlos de la Peña Pintos, o el funcionario que designe para el caso.

Comentarios