En el Congreso local son muy buenos los salarios de trabajadores, aseguran

Agencia IRZA

Fernando Polanco Ochoa/IRZA

Chilpancingo, Gro.- El sueldo bruto más bajo de un trabajador sindicalizado del Congreso local, incluso siendo secretaria, rebasa los 20 mil pesos al mes, mientras que el más alto supera los 40 mil pesos.

Lo anterior con base a testimonios recabados entre los propios trabajadores, a raíz del anuncio del paro laboral.

De acuerdo con las fuentes consultadas, el sueldo de los 165 trabajadores de la Sección 55 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG) “está desbordado”, porque de la Legislatura 57 a la 61 –presididas por el PRI y PRD del 2005 al 2018- les han autorizado anualmente el 13 por ciento de aumento salarial, muy por encima del índice inflacionario.

En declaraciones a los medios, el líder sindical en el Congreso, Lenin Hernández Mena, aceptó que el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso, Antonio Helguera Jiménez, mantiene una oferta del 5 por ciento, que se distribuiría entre sueldo base y sobresueldo por vida cara, lo cual rechazan los trabajadores.

En contrapartida, el aumento salarial que autorizó el gobierno de Guerrero a los trabajadores de base en los últimos años fue del 8 por ciento.

 

Los sindicalizados tienen otros beneficios

“Es un aumento desproporcionado”, fustigó un trabajador de quien se reserva su identidad para evitar represalias. No obstante, accedió a compartir datos.

Refirió que la 61 Legislatura autorizó un bono por 5 mil pesos a todos las trabajadoras sindicalizadas por el Día de la Madre, mientras que a las trabajadoras sindicalizadas les autorizaron un bono por 8 mil pesos.

Agregó que el bono por el Día de las Madres autorizado por esta 62 Legislatura, liderada por Morena, fue de 8 mil 500 pesos para todas las trabajadoras.

Pero denunció: “Los trabajadores de confianza y supernumerarios trabajan más, porque la mayoría de los sindicalizados checan entrada y salida, y se van”, y sin entrar en detalles, aseguró que aparecen en otras nóminas.

Algunos diputados consultados consideraron que si el Congreso entró a una política de austeridad, no puede seguir autorizando aumentos salariales por encima del índice inflacionario nacional, y menos desproporcionado entre sindicalizados y supernumerarios.

Comentarios