En la sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán piden con urgencia que llegue la Guardia Nacional

Agencia IRZA

Chilpancingo, Gro.- Pobladores de diversas comunidades del municipio de Petatlán urgieron la intervención de la Guardia Nacional (GN) para la pacificación de esa zona de la Costa Grande de Guerrero, porque dos grupos antagónicos del crimen organizado se disputan el territorio para trasiego de enervantes e instalación de laboratorios clandestinos para procesar la goma de opio.

Personas que se dicen afectadas por la violencia, que omitieron sus nombres por obvias razones, denunciaron vía telefónica que desde el año pasado han vivido en la zozobra y el terror por los múltiples enfrentamientos que se han registrado entre dos bandas delincuenciales que pelean por el control de la zona serrana que se ubica entre Petatlán y el municipio de Coyuca de Catalán.

Informaron que una las bandas delincuenciales es la Familia Michoacana, que encabeza en la región Crecenciano Arreola Chávez; mientras que por el otro lado está la Guardia Guerrerense, cuyo cabecilla es Cervando Bautista Fuerte, los que prácticamente han sometidos a las familias y han sembrado el terror en esa aparte de la Sierra.

Argumentaron que ya la gente no es libre de bajar de sus comunidades a comprar sus despensas a la cabecera municipal de Petatlán, porque existen innumerables retenes ilegales, en los que los revisan, los atemorizan y además les roban sus pertenencias, sus mercancías.

Los que se dedican a actividades pecuarias no pueden vender su ganado porque se lo prohíben los que encabezan esas bandas criminales, y si lo intentan se los quitan a la mala.

Argumentaron que las comunidades que están sometidas al terror son Guapinoles, Barral del Sereno, El Camalote, El Camalotito, Corrales, Barranca del Monte Grande, Nuevo Mundo, El Parazal, La Botella, Zapotillal, Canaleja, Infiernillo, La Conchuda y La Pasión, entre otras.

Denunciaron que la violencia afecta a cientos de personas de la Sierra de Petatlán, que están en medio del conflicto armado que se vive en esa zona que ha dejado un sin número de muertos, desplazados y pueblos fantasmas por el miedo, ante la ausencia de autoridades de gobierno.

Ante este panorama urgieron la presencia de la Guardia Nacional,  su urgente presencia para la pacificación de la zona, porque cada día los enfrentamientos son más intensos y se pone en riesgo la vida de personas que nada tienen qué ver con el crimen organizado.

Comentarios