Exigen responsabilidad al contralor interno de la SEG, Ramón Apreza

F-1-BLOQUEO AVENIDA INSURGENTES EL CABALLITO-IRZA

Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
Directivos, maestros y personal administrativo de la zona escolar 044, región Acapulco, protestaron este miércoles sobre la avenida Insurgentes, para exigir a la Contraloría Interna de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), la reinstalación del supervisor Raúl García Ramírez, acusado por maestros disidentes del grupo político de Walter Añorve de abusar de abusar del poder y violar derechos laborales de los trabajadores de 12 escuelas.

Pidieron al gobernador Héctor Astudillo Flores, al secretario de Educación en Guerrero, Arturo Salgado Urióstegui, y al contralor Interno de la SEG, Ramón Apreza Patrón, la reinstalación del supervisor, porque aseguraron que no le comprobaron la acusación de maestros disidentes, y advirtieron con movilizar a toda la zona escolar 044 y padres de familia, e incluso con recurrir a instancias federales para defenderlo.

En febrero, un grupo de profesores de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), que encabeza Walter Añorve, acusaron al supervisor de la zona 044, Raúl García Ramírez, de abusar del poder y violar los derechos laborales de los trabajadores de 12 escuelas que dirige desde el 2014, y además reclamaron el “cierre” de los espacios de las direcciones.

Víctor Hugo Castrejón García, uno de los directores -también de la CETEG- explicó que posteriormente, el 29 de abril, el contralor Interno de la SEG separó temporalmente al supervisor Raúl García Ramírez de esa zona escolar, como medida cautelar.

Sin embargo, refirió que esta acción es política y no laboral por parte de un grupo opositor en contra del profesor Raúl García, a quien la auditoría -sostuvo- no detectó ninguna anomalía.

Mencionó que de 12 directores, ocho están trabajando con la supervisión escolar y cuatro no quisieron trabajar y aceptar al supervisor. Y añadió que el pasado 23 de mayo, Ramón Apreza Patrón se comprometió -por escrito- a entregar un dictamen de la auditoría practicada a la gestión del supervisor, y agregó: “pero qué podemos esperar, si esta persona ni siquiera respeta su palabra”.

“Hacemos un llamado enérgico, porque vemos que la Contraloría Interna no quiere o no puede emitir un dictamen”, aseveró.

Los cetegistas bloquearon alrededor de las 14:40 horas la avenida Insurgentes, a la altura del monumento Nicolás Bravo (“El Caballito”), para exigir responsabilidad a la Contraloría Interna de la SEG.

Comentarios