Advierte más enfrentamientos en la sierra el alcalde de Chichihualco

F-1-Familias desplazadas

- “La gente se va a cansar”, señala

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
Las familias que se quedaron en Filo de Caballos y comunidades circunvecinas del municipio de Heliodoro Castillo (Tlacotepec), “podrían tomar las armas” para enfrentar a los policías comunitarios que irrumpieron en esa zona el pasado domingo, sostuvo el alcalde de Leonardo Bravo (Chichihualco), Ismael Cástulo Guzmán.

"Esa gente se va a cansar, tiene un límite, está desesperada y por desesperación podrían hacer muchas cosas", advirtió este miércoles durante un recorrido por el auditorio municipal de Chichihualco donde están refugiadas las familias desplazadas.

Acompañado por sus funcionarios, Cástulo supervisó la atención que le brinda a más de mil 600 personas que abandonaron sus comunidades tras la irrupción de los civiles armados.

Al concluir el recorrido, el alcalde impulsor de la “Policía Rural” durante el mandato del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, señaló que no todas las familias huyeron, e insistió en que los que se quedaron podrían enfrentar a los presuntos policías comunitarios.

También hizo un llamado a su homólogo de Heliodoro Castillo, Serafín Hernández Landa, a que saque a la policía comunitaria de Tlacotepec de las comunidades de Leonardo Bravo, donde pretenden incursionar también.

"Como Ayuntamiento de Leonardo Bravo nos deslindamos desde este momento de lo que pueda pasar con la gente que todavía está en los pueblos. Nos deslindamos de toda responsabilidad", adelantó.

No obstante, admitió que varios comisarios le han manifestado su inquietud de formar una policía ciudadana para hacerle frente a posibles irrupciones de la policía comunitaria de Tlacotepec, como ya lo hicieron. “No sé por cuánto tiempo los podamos calmar”, comentó.

"Lo que vinieron a hacer a Filo de Caballos es saquear. Se han llevado hartos carros para Heliodoro Castillo, se están metiendo a las casas y las están saqueando, y eso es lamentable", denunció.

Ismael Cástulo reiteró su llamado a las autoridades federales y estatales para que expulsen de Leonardo Bravo a la policía comunitaria de Tlacotepec, porque, aseguró, “se mueven libremente” pese a la presencia de militares y policías estatales.

Informó que, por las acciones de la presunta policía comunitaria, en Leonardo Bravo suspendieron labores las 383 escuelas, el hospital básico comunitario en Filo de Caballos, casas de Salud y el transporte público.

Comentarios