Con casi dos meses sin clases por un conflicto entre maestros, egresa generación de Ayotzinapa

F-1-Clausura normalistas Ayotzinapa-IRZA

Berenice Reyes/IRZA
Tixtla, Gro.-
Este lunes, estudiantes egresados de la de la generación 2015-2019 de la Normal Rural de Ayotzinapa refrendaron su decisión de continuar en la lucha por la presentación con vida de 43 de sus compañeros desaparecidos en Iguala, al tiempo que reprobaron las acciones de los maestros que pretenden “desestabilizar” a la institución.

En el acto de clausura, al que no asistió ningún representante de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) ni alguno de los más de cien trabajadores de la escuela, los estudiantes recordaron también a diez normalistas muertos.

El estudiante Aureliano Xomulco Villalba, a nombre de sus compañeros, recordó a Julio César Mondragón Fontes, a Daniel Solís Gallardo, Julio César Ramírez Nava, Jonathan Morales Hernández, Filemón Tacuba Castro, Eugenio Tamarit Huerta, Fredy Vázquez Crispín, Juan Manuel Huican Huican, “todos ellos nuestros hermanos caídos defendiendo la Normal Rural de Ayotzinapa”.

El acto se realizó en la explanada de la Normal Rural y estuvo presente el director de la escuela, Víctor Gerardo Díaz, el subdirector administrativo, Gregorio Salgado Cortés; el secretario del Comité Estudiantil, Alfredo Conde y doña Bertha Nava, madre del normalista Julio César Ramírez Nava, asesinado el 26 de septiembre del 2014 en Iguala, durante la noche en que desaparecieron los 43 estudiantes.

“Se va la generación que mantuvo la resistencia acompañando a las madres y padres de los 43 desaparecidos, luchando y marchando con ellos. No fue fácil, nos enfrentamos al régimen priista encabezado por Enrique Peña Nieto y reproducido por Astudillo; eso significó retenes en la salida de Tixtla, brutalidad policiaca en nuestras protestas, presión a nuestras manifestaciones, expulsión de nuestros compañeros, difamaciones para deslegitimar nuestra organización representada por el Comité Estudiantil”, externó.

El egresado dijo que se van de la escuela decepcionados de la planta docente “que aprovecha los medios para atacarnos en lugar de promover el diálogo. Egresamos con un amargo sabor de boca por profesores contrarios a los principios de autogobierno estudiantil que han mantenido viva a Ayotzinapa durante 92 años”.

A nombre de los estudiantes, dijo que desmienten y reprueban las palabras de los docentes que señalan que la Dirección otorga dádivas a los estudiantes, y aclaró que el recurso que el Comité ocupa es destinado a las necesidades del movimiento de los 43. “Durante cinco años hemos mantenido viva la protesta por la presentación con vida de los desaparecidos y ha sido constante en nuestras prácticas”.

Y abundó: “Nos vamos insatisfechos con los profesores de práctica que no visitaron las primarias donde dábamos clases, nos vamos decepcionados de que no tuvieran presencia en las comunidades donde estábamos durante semanas y únicamente se presentaban un día. Terminamos este proceso sabiendo que los desestabilizadores de nuestra alma máter son quienes creíamos que podrían ser el ejemplo de la formación docente”.

Reivindicó asimismo el carácter organizativo e ideales en defensa del pueblo, y advirtió que “no podrán derribarnos los golpeteos de los esbirros del sistema, quienes cuando la verdadera infiltración estaba presente, clamaron y fueron cómplices de la transición y continúan dañándonos con sus ataques de odio personal. Tengan la frente en alto, camaradas, y demuestren en sus aulas de clases, en sus escuelas y en sus comunidades lo que es realmente ser un normalista rural”.

En un breve mensaje, el director de Ayotzinapa, Víctor Gerardo Díaz, dijo que este día se entrega una nueva generación al pueblo de Guerrero y al país para que vayan a las comunidades más apartadas donde se necesita de la labor docente, para poder sacar del atraso a nuestro país en materia educativa.

La señora Bertha Nava, madre de Julio César Ramírez, manifestó por su parte su tristeza al no ver a su hijo entre quienes este lunes egresaron como maestros rurales. “Una disculpa por los que no están, vengo en representación de ellos, los 43, vengo y represento a la mamá de Julio César Mondragón Fontes, a Daniel Solís Gallardo y mi hijo Julio César Ramírez Nava”, quienes fueron asesinados en el 2014.

“Muchos dicen que ellos están muertos, pero estarán muertos para quienes los olvidan. A nosotros nos faltan 43, pero aquí estamos de pie. Jóvenes, vamos a seguir poniendo muy alto el nombre de esta escuela. ¡Ayotzi vive y la lucha sigue hasta encontrar a los 43. Vamos muchachos!”.

Comentarios