Detención de “El Carrete” no garantiza la paz en la Sierra de Guerrero; otros la querrán controlar

Agencia IRZA

-Es tarea de los tres órdenes de gobierno mejorar las condiciones de vida en la zona, considera el subsecretario de Gobernación

Tlapa, Gro.- La detención en la Sierra de Guerrero de Santiago Mazari Hernández alias "El Carrete", líder de “Los Rojos”, no generará por sí sola condiciones para acabar con la violencia en ese territorio, debido a que "otros van a querer controlarlo", advirtió el subsecretario de Gobernación en materia de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez.

El funcionario federal dio sus opiniones respecto a la situación de violencia en la sierra de Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo (Tlacotepec), que dejó centenares de familias desplazadas tras la irrupción -en noviembre pasado- de la Policía Comunitaria de Tlacotepec por el corredor Filo de Caballos-Xochipala.

Eso ha provocado el desplazamiento de centenares de familias a la cabecera de Leonardo Bravo (Chichihualco), donde se refugió la mayoría, y el resto ha optado por salir a otros municipios, e incluso otros estados del país.

Encina Rodríguez aseguró que el gobierno federal brinda "apoyo humanitario a unas 80 familias desplazadas de la sierra de Chichihualco", a quienes se les da un apoyo mensual para pagar renta y su despensa.

El subsecretario de Gobernación se refirió a la detención de “El Carrete” en la sierra de Chichihualco, el pasado 1 de agosto, durante un operativo de fuerzas federales y estatales. "Claro que ahora, con los últimos cambios que se han presentado, habrá una recomposición en esa región y tenemos que tener mucha responsabilidad para garantizar condiciones de reconciliación, de paz, de armonía en la zona, antes de pensar en un retorno de las familias desplazadas a sus comunidades".

Dijo que, por lo pronto, para atender esa problemática "no sólo se requiere apoyo humanitario, sino de medidas más eficaces de integración de las personas que lamentablemente han sido desplazadas".

Subrayó que es tarea de los tres niveles de gobierno "generar mejores condiciones para romper ese círculo de violencia e inseguridad en la Sierra para poder regresar a una situación de tranquilidad".

Afirmó que para que eso suceda, en el gobierno federal "estamos platicando ya con las comunidades, no se ha resuelto el problema, la violencia no termina con la salida de ‘El Carrete’ y de su grupo; otros grupos van a querer controlar ese territorio, de modo tal que necesitamos una fuerte organización comunitaria para que la gente nos ayude a recuperar la tranquilidad de la región".

"Tenemos que trabajar para pacificar esa zona, es nuestra obligación y es el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador; es la instrucción que nos ha dado y tenemos que hacer todo lo posible para que suceda", externó.

Por ello afirmó que están planteando en algunas zonas del país el cambio de cultivo, dejar los enervantes. “Hay una buena respuesta, pero claro que en muchas ocasiones el principal obstáculo es la propia delincuencia organizada", dijo.

Agregó que esa problemática se tiene que combatir desde los dos ámbitos, el combate a la inseguridad, pero también el rescate de la vida comunitaria. “Creo que la parte preventiva es la parte más importante a desarrollar".

Comentarios