El problema en Guerrero no es de carácter político, sino de violencia: Héctor Astudillo

F-5-HÉCTOR ASTUDILLO-TERCER INFORME-CONGRESO-IRZA

- Nunca ha sido fácil gobernar Guerrero, dice.

- Recuperamos gobernabilidad, sostiene.

- “La democracia significa pesos y contrapesos, exigir y dar cuentas, dialogar, conversar y aprender juntos”, resalta.

- Expresa reconocimiento a Peña Nieto y respeto y colaboración a López Obrador.

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que el problema de Guerrero no es de carácter político, sino de violencia, pero resaltó que la nueva configuración política requiere de la responsabilidad de todos, incluyendo al Congreso local, donde Morena tiene la mayoría parlamentaria.

En su mensaje político desde la sede del Congreso local con motivo de su tercer informe de labores, aceptó que “gobernar Guerrero nunca ha sido fácil”, pero destacó que “a la mitad del camino” su gobierno recuperó la gobernabilidad.

Dijo que el mismo 1 de julio pasado reconoció los resultados electorales, principalmente el triunfo del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, cuyo trato ha sido de respeto y atención, y que desde entonces ha tratado de establecer una relación respetuosa con todos los diputados

“Los votantes exigieron cambio, lo entendemos y lo aceptamos. La nueva configuración política requiere de la responsabilidad de todos; esta responsabilidad también es del Congreso, del Poder Judicial del Estado, de los ayuntamientos, de los órganos autónomos, de los empresarios y de los medios de comunicación”, señaló.

Añadió: “La responsabilidad de cumplir con el mandato de cambio expresado en las urnas es obligación de todos. La democracia significa pesos y contrapesos, exigir y dar cuentas. Dialogar, conversar y aprender juntos”.

Astudillo ingresó al Recinto Legislativo a las 10:30 horas acompañado por el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Baltazar Manuel Hinojosa Ochoa, representante del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y del magistrado Alberto López Celis, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

Mientras saludaba de mano a los 46 diputados, en las gradas del recinto era ovacionado de pie por integrantes de su gabinete, colaboradores, alcaldes, senadores y diputados federales, líderes sociales, empresariales y religiosos, entre otros.

El mandatario estatal dedicó 54 minutos de su discurso para desglosar las acciones más importantes de su administración en el último año, destacando el relanzamiento del turismo, la reconstrucción por los daños que causó el huracán “Max” y el sismo del 19 de septiembre del 2017, infraestructura carretera, sin dejar de lado el tema de seguridad pública.

En los 18 minutos restantes, manifestó sus apreciaciones políticas que, desde su perspectiva, deben ponerse en práctica para atender los principales problemas de Guerrero.

El problema de Guerrero es la violencia
Sin profundizar en la convulsión política, económica y social del 2015, cuando asumió el cargo de gobernador, dijo que la situación actual es distinta con un gobierno que funciona y que puede emprender planes y programas públicos en beneficio de los guerrerenses.

A tres años de gobierno resaltó que en Guerrero “hay un erario público estable” y con “capacidad” para construir obras de infraestructura, así como condiciones para que la inversión llegue al estado en turismo, minería, agricultura y muchos otros sectores.

“El problema de Guerrero, diputadas y diputados guerrerenses, no es político; el problema de Guerrero es la violencia”, recalcó, y agregó que en su gobierno saben cuáles son los pendientes y que tienen claro qué hacer para resolverlos.

En ese sentido resaltó su agradecimiento a los mandos de las secretarías de Marina (Semar), de la Defensa Nacional (Sedena) y Policía Federal por su entrega, compromiso y respaldo en tareas de seguridad.

Reiteró que su gobierno ha fortalecido los cuerpos estatales de seguridad pública a través de varios grupos tácticos y la certificación de nuevos elementos. No obstante, resaltó que este tema seguirá siendo la prioridad de atención en su gobierno, por lo cual propuso en su proyecto de presupuesto de egresos para el 2019 un aumento financiero significativo para el Tribunal Superior de Justicia, para el Tribunal de Justicia Administrativa, para la Fiscalía y para la Secretaría de Seguridad Pública.

Asumió el reto de lograr la instalación y la operación de un Centro de Control, Comando, Comunicación y Computo (C5), en Acapulco, con tecnología moderna y de mayor alcance para prevenir y disminuir la incidencia delictiva, y agregó que las investigaciones para ubicar al alcalde electo de Cochoapa el Grande, Daniel Esteban González, siguen siendo una prioridad.

Lealtad y agradecimiento con Peña Nieto
Astudillo también resaltó su reconocimiento y agradecimiento con el presidente Enrique Peña Nieto, a quien le ratificó su “respeto y lealtad”, por su respaldo en los primeros tres años de su gobierno, los cuales -indicó- han sido complejos y de muchos desafíos.

Dijo que después del 1 de diciembre próximo, el presidente de la República, López Obrador, contará con su amistad inquebrantable “y con mi determinación de defender las obras que hizo por el bien de Guerrero”, y que “no será el cumplimiento de mis responsabilidades el pretexto para el olvido, ni mucho menos para la ingratitud”, resaltó.

No abusos ni soberbias
En su intervención también convocó a todos los sectores de la sociedad y de los poderes públicos del estado a seguir trabajando con dedicación, y a sus funcionarios les pidió redoblar los esfuerzos para responder a las demandas de la gente.

Asimismo, les pidió que no se olviden de sus postulados, que él denomina como “los nuevos usos del poder: no excesos, no abusos, mucho menos soberbia en el uso del poder”.

Agradeció la confianza de los empresarios del estado, nacionales y extranjeros hacia Gurrero y se comprometió a seguir trabajando al límite de sus capacidades para que “encuentren aquí oportunidades de inversión, que se traduzcan en condiciones de progreso para nuestro estado”.

Al cerrar su intervención, pidió la colaboración de todos los sectores, especialmente de los diputados, a quienes dijo: “seremos compañeros de viaje en los próximos tres años”, y “Guerrero nos necesita a todos”.

Resaltó que la política debe de ser la principal herramienta para trabajar en conjunto por Guerrero, y que la diversidad ideológica debe ser una fortaleza y no debilidad, pues “juntos somos más y más fuertes”, además de que “el carácter firme y digno de buenos hombres y mujeres guerrerenses, utilicémoslo para enfrentar nuestro presente, pero también para buscar nuestro mejor futuro”.

Comentarios