Exigen reconstruir la civilidad política en el Congreso del estado

F-1-Congreso Gro-IRZA

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
La Mesa Directiva del Congreso local turnó a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) un exhorto propuesto por el diputado del PRI, Omar Jalil Flores Majul, por el que se pide “reconstruir el clima de civilidad política” entre los 46 integrantes de la 62 Legislatura.

También se pide poner en marcha un plan que abone a recuperar la convivencia institucional, trato respetuoso entre diputados y una plena comunicación política entre representantes de las minorías parlamentarias.

Recomienda también analizar la conducta e incluso remover del cargo al titular de la Unidad de Capacitación del Poder Legislativo, Bulmaro Emiliano Muñiz Olmedo, porque presuntamente azuzó a integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) en contra de legisladores, cuando irrumpieron en el Recinto Legislativo el pasado 9 de abril.

En la sesión legislativa de este martes, Flores Majul consideró que la irrupción de la CETEG “fuera al margen de toda norma y acuerdo político”, y condenó que privaran de la libertad a legisladores, trabajadores y visitantes, incluso a niños, al impedirles salir del edificio.

Aseguró que los profesores también lanzaron piedras contra el personal del Congreso que se encontraba en el patio exterior y hacia el propio edificio, que dejó como resultado la destrucción de una puerta de cristal.

Recordó que la sesión tuvo que ser suspendida porque los diputados de Morena, encabezaos por Antonio Helguera Jiménez, presidente de la Jucopo, permitieron la entrada de integrantes de la CETEG al Recinto Legislativo.

“Algunos maestros normalistas lograron manifestarse y se presentaron ante la más alta tribuna del estado de Guerrero, mientras piedras volaban por los aires dentro del Congreso. Quizá porque alguien, en un viejo manual del militante comunista-maoísta-guevarista, señala que hasta las piedras son revolucionarias”, expuso.

Aclaró que no están en contra de las demandas legítimas de la CETEG, pero sí de sus procedimientos fundados en la agresión. “La vía violenta e intimidatoria es la que ponen en vilo la seguridad de las personas. Se rompió el orden legal. Se privó de la libertad”, sostuvo.

En ese sentido, Flores Majul denunció la agresión verbal que sufrió de Bulmaro Muñiz Olmedo, titular de la Unidad de Capacitación del Congreso, quien, además, es integrante de la CETEG,

Por eso pidió que “se revisé la conducta y procedimiento” del Muñiz Olmedo “a efecto de ser sancionado y removido del cargo que ocupa en este Honorable Congreso, por proceder de manera facciosa, intolerante, agresiva y violenta en contra de la investidura legislativa”.

También se exhorta a la Jucopo para que diseñe, con especialistas de la materia, un protocolo de seguridad en un breve plazo para garantizar la integridad de los diputados, trabajadores y visitantes, así como de sus bienes, ante la posibilidad de que se replique una irrupción como esa.

Comentarios