Hossein Nabor dejó “quebradas” las finanzas del Ayuntamiento de Tixtla

Agencia IRZA

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
Alcaldes de Guerrero preparan un frente en contra de los excesivos cobros que les factura mensualmente la Comisión Federal de Electricidad (CFE), muchos de ellos “impagables”.

Además del déficit millonario que heredó del ex alcalde Hossein Nabor Guillén, la alcaldesa de Tixtla, Erika Alcaraz Sosa, denunció que “es impresionante el cobro que nos hacen” por suministro de energía eléctrica.

Por eso anunció que “el primer frente que haremos es en contra de la tarifa de luz eléctrica, (porque) son impagables las cuentas. Tenemos que hacer un frente y pedir transparencia en los cobros que realiza la CFE”.

En entrevista informó que su administración reparó el 60 por ciento de las luminarias que recibió inservibles, por lo cual el cobro por consumo de energía eléctrica aumentó a un millón de pesos mensuales, y esa cifra está fuera del presupuesto, sostuvo.

Agregó que el Ayuntamiento de Tixtla debe pagar 120 mil pesos mensuales por el bombeo de agua de los tres pozos de captación que tiene para el suministro del vital líquido a la población, cuyo servicio no puede suspenderse.

Enfrenta Tixtla déficit millonario
La alcaldesa perredista alertó que su gobierno opera en “números rojos” por el déficit millonario que recibió de su antecesor, el también perredista Hosseín Nabor Guillén, entre ellos laudos laborales con sentencia de pago.

Su gobierno, dijo, tiene que pagar 150 millones de pesos en laudos, tres de ellos ya en ejecución: el primero por 1 millón 200 mil pesos, el segundo por 800 y el tercero por 375 mil pesos, los cuales son impostergables.

Dijo que el ex alcalde Nabor Guillén dejó adeudos por 10 millones de pesos, así como 2 millones en deuda acumulada con la Comisión Federal de Electricidad.

El ex alcalde tampoco reportó 17 millones de pesos al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), así como prestaciones diversas a trabajadores de base.

Alcaraz Sosa anunció que buscará la solidaridad de las autoridades estatales y particularmente del ISSSPEG, para que no le carguen la deuda de sus antecesores y, por lo menos, se ponga al corriente con las aportaciones que le corresponden a su administración.

“El error más grande es seguir endeudando y comprometiendo el recurso del Ayuntamiento, y por eso seguiré pidiendo la ayuda de las instancias gubernamentales para que por lo menos las cuotas o pagos atrasos nos dejen pendientes y podamos cumplir con mi periodo”, indicó.

Pese a eso la alcaldesa perredista manifestó que inicia este 2019 con mucho compromiso y motivación en beneficio de los ciudadanos de su municipio, con quienes, dijo, “hemos trabajado y caminado de la mano logrando que participen y ayuden. Y en todas las actividades se han involucrado”.

Comentarios