Un Rapidín con angel irra carceda: -El buen juez…

En el Ayuntamiento de Chilpancingo deben entender que con insistentes amenazas (o advertencias, sale), a los usuarios de la CAPACH, pocos o nulos resultados tendrán.

Lo mismo ocurre, por ejemplo, con los comerciantes asentados en el primer cuadro de la ciudad capital.

Es del conocimiento público que mediante esa política nada han logrado. Ya deben estar conscientes de que detentar el poder público no les otorga el derecho de actuar a placer.

Para exigir primero hay que cumplir con obligaciones, y en este caso si no  brindas un servicio público, poco o nada puedes demandar de la población.

En materia de distribución del agua, se la han pasado acusando a los usuarios, y amenazándolos con el corte del servicio.

Pero, ¿qué canijo servicio les van a cortar si este simplemente no existe? Y a quienes lo pagaron por todo el año, y no lo han tenido ni lo tienen, ¿acaso les regresarán la cantidad correspondiente?

¿Cómo es posible que pomposamente se autocalifiquen como el “gobierno de la gente”, si el sello de la inoperancia sigue creciendo?

Conste, y eso hay que reconocerlo, el actual Ayuntamiento recibió una administración en quiebra.

Pero mediante el diálogo, la concertación, una buena política social, y además con creatividad de parte del alcalde y sus colaboradores, se pueden lograr muchos buenos dividendos.

La terquedad producto de la soberbia que comúnmente genera la llegada al poder, no es buena consejera.

No hace mucho, durante el paro laboral de ocho días en la CAPACH, el sindicato de los trabajadores de esa paramunicipal exhibió públicamente pruebas que, sostienen, comprueban la corrupción de funcionarios de esa área.

¿El alcalde hizo algo al respecto? ¿Anunció, siquiera, la apertura de una investigación? Pues NO que su servidor tenga conocimiento.

Dejo en claro que no acuso a nadie, pero sí lo hicieron los trabajadores, y mostrando documentos que, aseguran, son pruebas fehacientes de corrupción.

¿”Gobierno de la gente”, o de unos cuantos privilegiados que llegaron con el alcalde al Ayuntamiento?

Se la pasan intentando convencer a la población con un discurso en el que le demandan sensibilidad y cooperación, pero ¿con ese tipo de ejemplos creen que van a convencer?

El buen juez, por su casa debe empezar. Digo… (angelirracar@hotmail.com)