Un Rapidín con angel irra carceda -¿Lloramos o nos reímos?

¿Qué carajo pasa con el informe que el fiscal general del estado, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, envió al Congreso local, específicamente a los diputados de la Junta de Coordinación Política?

El fiscal comparece este martes en el Congreso, a petición del diputado por Morena, Arturo Martínez Núñez, debido a que en el periódico Reforma se publicó que adquirió una lujosa residencia en Acapulco,  por 10 millones de pesos.

La comparecencia se aprobó para este martes y además, como se le mandató,   envió con 48 horas previas un informe. Y así lo hizo. Lo envió el domingo.

Pero chance y los diputados de la Jucopo aún no lo conocían, y ese informe ya se estaba cacareando en medios de comunicación y en redes sociales. ¡Ah, chingaos!

Por supuesto que el informe exonera al fiscal de la adquisición de esa residencia. Pero, además, y por lo que se empezó a difundir desde la noche del domingo y este lunes, se lo avalan hasta la Notaría Pública 4 de Acapulco y el Registro Público de la Propiedad y del Comercio del estado.

Ni por asomo intento culpar al fiscal, pero llama la atención que, previo a su comparecencia en el Congreso, ya lo estén exonerando con la filtración del informe que, se supone, era exclusivo para los diputados de la Jucopo.

¿Quién explicará lo de la filtración a medios y periodistas de ese informe que, insisto, era presuntamente –reitero- únicamente para los diputados, y ya lo conoce hasta el vecino?

Sólo espero que los defensores de oficio no me quemen en la hoguera.

¿De dónde vino y la filtración del multicitado informe?

Conste que no pregunto sobre el objetivo de eso. Ya lo sé. Creo que todos lo sabemos.

Y, así las cosas: ¿entonces para qué fregados la comparecencia?

Será interesante conocer el posicionamiento del diputado Arturo Martínez Núñez. (angelirracar@hotmail.com)