La Columna de angel irra carceda

-La paranoia de Leyva Mena

-Desbandada en el Congreso

Todo indica que la paranoia de Marco Antonio Leyva Mena es un caso grave.

En su obsesión por pretender dejar en evidencia al gobernador Héctor Astudillo Flores, se atrevió hasta involucrarse con la familia de éste.

Ha culpado de todo al mandatario estatal, cuando fue quien lo ayudó en los momentos difíciles de su periodo edilicio fallido, precisamente, por su falta de oficio.

Habría que recordar que en los momentos aciagos del periodo de Leyva Mena, a Héctor Astudillo y al Congreso local se les presionaba para que éste priista ingrato quedara separado del cargo.

Y la respuesta del gobernador fue siempre de solidaridad con el Ayuntamiento de Chilpancingo.

Una y otra vez salió a dar auxilio para que se resolvieran los graves conflictos que ocasionó el mismo Leyva Mena, por ese carácter tan obstinado que le caracteriza.

Carece de toda calidad moral -Leyva Mena- en su pretensión por culpar a otros de su rotundo fracaso como servidor público, al querer hacerse la víctima.

Ese papelito de mártir no se le acomoda. Contra todo pronóstico logró ser presidente municipal de Chilpancingo, pero por la ayuda de muchos. No por méritos propios.

En la elección del 2015, Leyva Mena iba a perder ante el perredista Antonio Gaspar Beltrán. A poco más de un mes del día de la elección, ya era ese el pronóstico.

Simple y sencillamente Leyva Mena no levantaba en campaña. Y fue entonces que la maquinaria priista entró en acción.

El entonces candidato a la gubernatura, Héctor Astudillo, encabezó esa cruzada para que Chilpancingo no se perdiera.

Convocó a las cabezas de diferentes grupos del PRI para que se sumaran de lleno a la campaña, para sacar al buey de la barranca.

Le entró también la candidata a la diputación federal por este séptimo distrito, Beatriz Vélez Núñez. Se vio en la necesidad de reforzar su proselitismo en Chilpancingo.

Todo eso, y además la incorporación de Jorge Salgado Parra a la campaña de Héctor Astudillo, propiciaron que el alicaído Leyva Mena finalmente ganara la elección.

No. No señor Leyva Mena. El PRI mantuvo el Ayuntamiento de Chilpancingo por la suma de todo lo antes descrito. NUNCA por sus méritos.

Pero ingrato como es, ahora a todo mundo, en especial a Héctor Astudillo, quiere culpar de su desgracia política generada por su  falta de oficio.

A OTRO TEMA.-Este miércoles en el Congreso local se concedió licencia a cinco diputados que irán por un nuevo cargo de elección popular en las elecciones del primero de julio próximo.

También solicitaron licencia ediles de varios municipios que llevan el mismo objetivo.

Los legisladores que este miércoles obtuvieron licencia son: David Gama Pérez, Ignacio Basilio García, Luis Justo Bautista, J. Jesús Martínez Martínez y Flor Añorve Ocampo, quien iría como candidata a la Alcaldía de Taxco de Alarcón.

Otros son Eusebio González Rodríguez, Ignacio Basilio García, César Landín Pineda, María de los Ángeles Salomón Galeana, y David Gama Pérez, Rosa Coral Mendoza Falcón, Eloísa Hernández Valle y Ernesto Fidel González Pérez, la de Turismo.

Además de Fredy García Guevara, Erika Alcaraz Sosa, María del Carmen Cabrera Lagunas, Crescencio Reyes Torres, Flavia García García, y María del Pilar Badillo Ruiz. (angelirracar@hotmail.com)