La Columna de angel irra carceda -Por todas las personas desaparecidas -Inseguridad: si no puden, no repartan

Ojalá y que pronto aparezcan sanos y salvos Obtilia Eugenio Manuel e Hilario Cornelio Castro, dirigentes de la Organización de los Pueblos Indígenas Me'pahh (OPIM).

Desaparecieron la mañana del martes, en el tramo Tierra Colorada –El Ocotito, cuando –se asegura- venía huyendo de Ayutla hacia Chilpancingo.

Hasta este jueves, lamentablemente, nada se sabía de su paradero.

Pero el intenso operativo ordenado por el gobernador Héctor Astudillo Flores para dar con ellos, continúa prácticamente por todo el estado, por aire y tierra.

A raíz de su desaparición, hubo quienes hasta hicieron responsable al gobierno estatal.

También, quienes única y directamente le exigieron al gobierno del estado su presentación con vida. Pero otros fueron mesurados y objetivos. Se lo demandaron a los tres niveles de gobierno.

Y a esto último nos unimos. Claro. Faltaba más.

Actores políticos y dirigentes de organizaciones diversas no cesan -y hacen bien- en su exigencia para dar con el paradero de Obtilia Eugenio Manuel y su compañero.

Pero, parece que olvidan que, como los mencionados, existen decenas de personas en la misma situación.

Entre estas hay muchas jovencitas en diversas partes del estado en calidad de desaparecidas.

Entre las organizaciones demandantes, se incluyen algunas defensoras de los derechos de las mujeres. Otras que, a ojos vistos, pretenden sacar raja política.

Pero, ¿han demandado con tanta insistencia la aparición de esas muchas jovencitas?

Que no me salgan con que hay personas de primera, segunda, tercera y hasta cuarta categoría.

Se desgarran la vestidura en unos casos, pero en otros se exhiben como omisas e irresponsables.

OBJETIVIDAD.-Y respecto a la inseguridad, habría que aclararles a muchas de estos actores políticos y sociales, que Guerrero no es el único estado que la padece.

Volteen a ver los estados de México, Jalisco, Querétaro, Guanajuato, Ciudad de México y Colima, entre otros.

En Tecomán, Colima, recientemente encontraron decenas de cuerpos en fosas clandestinas.

Luego de nueve días de búsqueda, ya suman 69, con lo que esta entidad se colocó por arriba de las demás en la materia.

Ojalá y que este flagelo de la inseguridad se acabara no sólo en Guerrero, sino en todo el país.

Y la tarea para combatirlo y erradicarlo, no es única de los gobiernos locales. Corresponde a los tres niveles de gobierno.

De tal manera que, al cuestionar a las autoridades locales en este tema, no se olviden que es una responsabilidad compartida. (angelirracar@hotmail.com)