La reducción de inversiones federales le pega fuerte a Guerrero: Rafael Quezada

Agencia IRZA

- Nada más en obra pública son 700 millones recortados, refiere

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El gobierno de Andrés Manuel López Obrador recortó 700 millones de pesos al presupuesto destinado a obra pública para Guerrero en este año, lo cual tiene inquietos a los empresarios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Rafael Quezada Navarrete, secretario de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ordenamiento Territorial en el gobierno del estado, dijo que la inversión en 2018 tan solo de esta dependencia fue de casi mil 500 millones de pesos, pero que en este 2019 se redujo en 700 millones.

“Se redujeron fondos del Ramo 23, recursos que se gestionaban en México por los diputados federales, convenios con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; son recursos que no nos van a llegar, sin contar los de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG); Instituto Guerrerense de Infraestructura Física Educativa (IGIFE); Comisión de Infraestructura Carretera y Aeroportuaria del Estado de Guerrero (CICAEG); Salud, entre otras. Sin duda, hay una reducción (presupuestal) importante en obra pública”, refirió.

Quezada informó que el gobierno federal programa sólo un proyecto de obra para Guerrero a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu): el programa de mejoramiento urbano para Acapulco que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador el 22 de marzo en Ciudad Renacimiento, mismo que aún no ha iniciado.

“Todavía no nos llega (el recurso) y no sabemos cómo se va a ejercer, tal vez lo ejerza Sedatu. Es un gobierno nuevo, las reglas de operación están terminando de afinarse. El avance es más lento, pero estoy seguro de que se van a hacer”, expuso.

En cuanto a los 700 millones asignados a la Secretaría de Obras Públicas, Quezada se concentra principalmente en los municipios de Acapulco y Chilpancingo, pero aclaró que eso no significa que se desatienda el resto de la entidad, aunque admitió: “sí hay regiones que les ha tocado menos obra”.

“En el transcurso de los años, de mi Secretaría me ha tocado tener menos obra en Tierra Caliente, en la región Norte, aunque ahora, si todo camina bien con los recursos del Fondo Minero, podemos hacer más obra en la zona Norte”, ofreció.

En el caso de Chilpancingo, agregó, se construye el Centro de Atención al Cáncer Cervicouterino, remodelaciones del Palacio de Cultura “Ignacio Manuel Altamirano” y del teatro “María Luisa Ocampo”, y construcción de la Escuela de Música, pavimentaciones de calles, entre otras acciones.

El nuevo paso elevado en Chilpancingo, tranquilo
Quezada también informó que el paso elevado ubicado a la altura del “Crucero a Chichihualco”, al norte de esta capital, “no ha presentado ningún comportamiento extraño” pese a las primeras lluvias registradas en esta ciudad.

“Es una cantidad de tierra muy grande como para que tenga un movimiento brusco extraño”, refirió y confirmó que, como todos los puentes, este se encuentra en monitoreo permanente.

“A todos los puentes que se construyen, se les hace un monitoreo constante. Es una regla de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). Los puentes a nivel mundial se monitorean porque son estructuras especiales”, dijo.

Recordó que este puente presentó hundimientos en agosto del 2018, por lo que se reforzó la bóveda pluvial con la inyección de concreto, y una vez reforzado se puso en operación en diciembre de ese mismo año, aunque se inauguró oficialmente en marzo de este 2019.

Comentarios