La victoria de “ya saben quién” y el gobierno republicano de HAF

Lo que está bien, se juzga bien; lo que está mal, se juzga mal, habría dicho Perogrullo.

En medio de la zozobra política causada por el triunfo de “ya saben quién” en el barco del sistema político mexicano que por décadas dominaron el PRI y el PAN, más los priistas que los panistas, claro, en Guerrero el gobernador Héctor Astudillo ha tomado con más fuerza el timón, lo sostiene y avanza, digamos, con el criterio de la normalidad de quien hace del quehacer público una tarea republicana y, efectivamente, democrática, con todos los valores que caracterizan a un demócrata, un hombre que no ha perdido el juicio desde que asumió el poder.

En los últimos días, fechas que para muchos son aciagas, se han presentado varios eventos, hechos que por sí mismos sostienen mi razonamiento anterior.

1.- Tan pronto Marco Antonio Leyva (MAL) reasumió la Alcaldía, el Ayuntamiento de Chilpancingo enfrentó, una vez más, problemas de orden financiero. Desfondado como está por las malas artes de MAL, no tenía en sus arcas recursos para pagar el salario y prestaciones por varios conceptos a los trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (la CAPACH). Otra vez se le venía el mundo encima a MAL. Los empleados de la paramunicipal habían cerrado las válvulas de las fuentes de captación del vital líquido y miles de familias tenían secos sus aljibes, sus tinacos.

Me parece que sin pensarlo dos veces Astudillo Flores ordenó que se liberaran recursos estatales (millones de pesos) para que MAL cubriera los adeudos laborales y, con esto, además de pagar lo que es justo, librar a Chilpancingo de la escasez de agua.

El mandatario, haciendo a un lado el ya largo desencuentro con MAL, una vez más fue en auxilio de un Ayuntamiento que por MAlmanejado, es un barco que naufraga.

2.- En esta semana el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), Javier Saldaña Almazán, reveló la semana pasada que diez Universidades públicas del país se encuentran en graves problemas financieros. Por ello se lanzó un SOS para que el Gobierno federal, ya sea el actual o el que encabezará “ya saben quién”, las rescate. El rector aclaró que la UAGro, aun cuando no está en jauja y también sufre por la falta de dinero, esto no ha sido grave porque Astudillo Flores, cada vez que se le ha requerido, ha derivado apoyos económicos extraordinarios para la Máxima Casa de Estudios del estado. Y el universitario subrayó que seguirá trabajando “de la mano del gobernador”.

3.- En actos republicanos, de civilidad, de reconocimiento a la pluralidad política, Astudillo Flores recién ha recibido a la alcaldesa electa de Acapulco, Adela Román Ocampo, de Morena, así como al virtual presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán, del PRD. A ambos les ofreció trabajar en coordinación de esfuerzos, coadyuvar para hacer menos graves los problemas que sufren acapulqueños y chilpancingueños, como los que ya son de sobra conocidos: carencia de agua potable y el de la basura que “adorna” las calles. Los ediles en ciernes, por su parte, también mostraron su vocación dialógica con quien milita en un partido diferente (el PRI) y se dijeron prestos a abordar los temas en los que se coincide y para beneficio de sus poblaciones. Claro, Adela por su lado…y Toño por el suyo, cada quien con su agenda.

Estas son las acciones más recientes de, repito, un demócrata que no ve al poder y al erario con visión patrimonialista, sino como instrumentos para servirle a la gente más allá de intereses y de visiones partidistas.

Hechos como estos se han sucedido a lo largo de los dos años y casi nueve meses de la actual administración estatal. Lo importante es gobernar para todos, pero también con todas las expresiones políticas. Guerrero, lo demuestran unos y otros, no es Cataluña. He dicho.