Larga espera de la gente en el evento de Obrador en Tlapa

F-1-Discapacitados evento AMLO, Tlapa-IRZA

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Tlapa, Gro.-
Decenas de personas, principalmente con alguna discapacidad, esperaron por más de seis horas el arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Unidad Deportiva de esta cabecera.

En su primera gira oficial de trabajo por Guerrero como presidente de la República, López Obrador puso en marcha el programa “Pensión para el bienestar de las personas con discapacidad”.

Este evento fue programado para las 15:00 horas, pero el presidente arribó a la Unidad Deportiva con 45 minutos de retraso. Sin embargo, decenas de personas de diversos municipios de las regiones Montaña y Costa Chica, incluso familias completas, tuvieron que esperar al presidente entre cinco y seis horas.

Sentados y sin ingerir alimentos, los asistentes fueron ubicados en áreas delimitadas por vallas metálicas dentro de la cancha de futbol que se habilitó con un toldo para este evento. Una vez adentro, no podían salir.

Después de varias horas de espera, los asistentes comenzaron a manifestar rostros de cansancio, enfado y ansiedad, especialmente los niños con alguna discapacidad. El llanto e irritación fue la constante.

Este fue el caso de la señora Verónica López, quien salió a las 04:00 horas de la cabecera municipal de Xochistlahuaca, región Costa Chica. A la Unidad Deportiva de Tlapa arribó a las 11:30 horas.

Asistió para buscar el apoyo del presidente López Obrador para su hija, quien desde recién nacida se mantiene en silla de ruedas debido a que no puede caminar por una insuficiencia motriz por falta de oxígeno.

“Ya nos desesperamos y tenemos hambre”, manifestó en una breve entrevista para Agencia IRZA. Explicó que cuando estaba embarazada “hacía muchos corajes” y por eso su hija sufre ahora una discapacidad.

“Nació bien, pero después se estuvo convulsionando; por eso vengo desde lejos hasta acá para que me apoye. Hoy mismo tenemos que regresar y no sabemos a qué hora vayamos a llegar a la casa”, dijo aún animosa.

Otras personas mantenían rostros de seriedad, algunas más cruzaban los brazos y otras se distraían en sus teléfonos móviles. Otras más perdieron el miedo de tirarse al césped artificial para descansar.

Cabe mencionar que este evento fue conducido por el “superdelegado” del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Comentarios