MAL y su abogado picapleitos

El abogado Julio Hernández Barros resultó tan mentiroso, tan falsario como su cliente Marco Antonio Leyva (MAL), quien este jueves recibió otro palo en el Congreso local, en donde los diputados votaron mayoritariamente en contra de su regreso como presidente municipal de Chilpancingo.

Ese abogado “picapleitos” sostiene como verdad una gran mentira, que la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) “ordenó” al Congreso del estado que repusiera en el cargo a MAL, luego de que este edilete solicitó el 10 de enero pasado su reinstalación.

La verdad es que, como lo dijo en momento el magistrado Armando Maitre Hernández, presidente de la citada Sala Regional, quien aclaró que en la sentencia de esa misma jurisdicción no se ordenaba la reinstalación, sino que el Poder Legislativo de Guerrero realizara el análisis correspondiente y diera al promovente -Leyva Mena- una respuesta, sólo que le respondiera si procedía su retorno o que definitivamente se fuera a bailar a Chalma… y ya ocurrió esto último. Así fue como le respondieron. Me parece correcto.