Niega ex síndica que MAL la haya basificado en el Ayuntamiento

Agencia IRZA

Chilpancingo, Gro.- La ex primer síndica del Ayuntamiento de Chilpancingo,  Cristina Morales Nicolás, negó que el ex alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva (MAL), le haya entregado una plaza como empleada de base en la administración municipal.

La semana pasada circuló esa información, tanto en los pasillos del Ayuntamiento Chilpancingo como en redes sociales.

Esa información señala que el ex alcalde MAL, en la última semana de su administración, entregó por lo menos 80 plazas de base a sus amigos, allegados, familiares, funcionarios de confianza, síndicos y regidores, entre ellos a Cristina Morales Nicolás.

En entrevista, la ex sindica de Chilpancingo, dijo que al menos a ella no le entregaron ese nombramiento y que tampoco conoció ni la convocatoria ni la forma en la que fueron asignadas las 80 bases laborales.

El lunes, el alcalde perredista, Antonio Gaspar Beltrán, aseguró que MAL entregó esas 80 bases laborales “fuera del techo presupuestal” y de manera irregular y adelantó que hará publica la lista de los beneficiados con esos nombramientos.

Morales Nicolás dijo que ella ha sido respetuosa de los derechos laborales de los empleados del municipio, que muchos trabajadores con antigüedad que se las merecen.

Dijo que en días pasadas conversó con J. Natividad Adame Martínez, dirigente de la Sección 28 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), que aglutina a empleados municipales, quien le aseguró que ella no estaba en la lista de bases laborales.

Incluso mencionó que Antonio Gaspar había hecho un comentario similar sobre las bases, pero parece que al alcalde “le pasaron mal” la información.

Sugirió a la directora de personal del Ayuntamiento de Chilpancingo, Lizbeth Guadalupe Huitrón Gómez, que le de información real al alcalde Antonio Gaspar Beltrán, porque lo hace quedar mal.

Comentó que, con la intención de aclarar la situación, ha intentado contactar por teléfono a Lizbeth Huitrón, pero no le contesta las llamadas, a pesar, recordó, que hace ocho años fueron compañeras en el Ayuntamiento de Chilpancingo.

“Por eso me veo en la necesidad de acudir a los medios de comunicación para desmentir esas acusaciones, porque considero que no es justo que estén ejerciendo violencia política en contra de mi persona por los comentarios infundados”, dijo.

Comentarios