Para resolver la crisis migratoria, una propuesta desde el Sur de México

Observando el mapa, se puede sugerir que la única manera de parar el tráfico de personas y de drogas de Centroamérica a México y luego a los Estados Unidos de Norteamérica, es que este último país mueva tropas hacia la frontera de Guatemala con Honduras y El Salvador, al mismo tiempo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador refuerza sus filtros en la frontera con el país Chapín.

El primer movimiento que sugiero, en el caso de que fuera aceptado, estaría basado en un acuerdo entre el gobierno gringo y el guatemalteco, lo cual no sería difícil, sobre todo por el peso dominante del primero sobre el segundo.

México haría su parte aumentando los filtros y la vigilancia en la frontera con Guatemala, con personal de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Esta simple estrategia podría funcionar en el muy corto plazo, además de que sería una medida de bajo costo, comparada con la fortuna que significa construir un muro a lo largo de los 3 mil 169 kilómetros de frontera entre México y su vecino del norte.

La frontera de Guatemala con Honduras y El Salvador mide apenas aproximadamente 275 kilómetros.