Por la violencia, decenas de familias dejan el municipio de Heliodoro Castillo

Agencia IRZA

Chilpancingo, Gro.- Al menos 300 habitantes de diversas localidades del municipio de Heliodoro Castillo (Tlacotepec) han decidido abandonar sus comunidades y refugiarse en Atoyac de Álvarez, ante la ola de violencia que ha sacudido a esa zona serrana de la entidad.

Así lo dio a conocer el comisariado ejidal de Río Santiago, municipio de Atoyac de Álvarez, Miguel Llanes, este viernes en esta ciudad.

Miguel Llanes señaló que son más de 300 las personas que han decidido abandonar sus comunidades en Heliodoro Castillo, y que la mayoría lo hizo a consecuencia de la violencia por la disputa de ese territorio entre bandas del crimen organizado.

El comisario indicó que el primer desplazamiento de personas fue en enero, cuando llegaron alrededor de 150 personas, y otro número similar en febrero, a establecerse en la comunidad de Río Santiago, donde permanecieron por espacio de dos semanas, y fueron atendidos en la medida de las posibilidades con alimento y hospedaje.

Explicó que por ello dieron parte a las autoridades municipales de Atoyac, que encabeza la perredista Yaneli Hernández, quien sólo respondió que no contaba con recursos para atender a los desplazados, y dejó la responsabilidad a las comunidades, de donde meses después se dispersaron.

Lamentó que ninguna autoridad haya atendido esta situación, la cual calificó como una crisis humanitaria, y añadió que las causas de su desplazamiento no debieron ser ignoradas.

Refirió que pasados dos meses, las 300 personas empezaron a dispersarse. Algunos se fueron con familiares a otras comunidades cercanas, otros a la cabecera municipal, y el resto a otras partes del estado, toda vez que ninguna autoridad atendió su llamado de auxilio, y mucho menos les generó las condiciones para retornar a sus hogares.

Dijo que para los pobladores que los apoyaron, estas personas huyeron porque quieren vivir diferente, y al haber salido con sólo la ropa que llevaban puesta, sin dinero, ni otras pertenencias, es porque una situación extraordinaria se vivió en sus localidades, por lo que no dudaron en ayudarlos.

Comentarios