Protestan religiosos contra recipiendaria de la presea “Sentimientos de la Nación”

Agencia IRZA

Chilpancingo, Gro.- Integrantes de grupos religiosos se manifestaron este jueves en las afueras de la Catedral de la Asunción de María, de esta ciudad capital, en protesta porque el Congreso del Estado otorgó la presea “Sentimientos de la Nación” a la activista María Luisa Garfias Marín, quien ha promovido la legalización del aborto en Guerrero.

“María Luisa, María Luisa, eres abortista”, gritaban los religiosos católicos que desde el 2016 han bloqueado una iniciativa de reforma al Código Penal de Guerrero que legaliza la interrupción del embarazo.

Garfias Marín, quien además es consejera electoral de la Junta Local del INE y catedrática en la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), ingresó por una puerta trasera de la iglesia para evitar encarar las protestas de los conservadores.

Esta presea que se instituyó desde hace más de dos décadas para conmemorar el 205 aniversario de la instalación del Congreso de Anáhuac y la declaratoria de “Los Sentimientos de la Nación” hecha por el General José María Morelos y Pavón en 1813, se entrega a luchadores sociales y personalidades que han aportado conocimientos a la historia y la cultura de Guerrero y del país o se han destacado por su trabajo en pro de los derechos humanos.

La propuesta de Garfias Marín provino de un grupo de feministas y fue votada a favor apenas el pasado martes en su mayoría por diputados de Morena.

Adentro de la Catedral se desarrolló sin contratiempos la ceremonia, con la presencia del gobernador Héctor Astudillo Flores y un representante del presidente Enrique Peña Nieto.

Por su parte, la Diócesis Chilpancingo-Chilapa que encabeza el obispo Salvador Rangel Mendoza, señaló que les causó mucha extrañeza que el Congreso local haya designado como recipiendario a una persona con declarada agenda a favor del aborto.

En su discurso, la galardonada condenó que en Guerrero, aparte de los problemas de pobreza y marginación, sus habitantes sufran violencia cotidiana producto de la guerra que existe entre las bandas de la delincuencia.

Comentarios