Quiere Beatriz Vélez permanecer en sindicato de Salud para convivir con su quinto gobernador

Agencia IRZA

Chilpancingo, Gro.- La perpetuidad de la líder sindical Beatriz Vélez Núñez le ha permitido ver pasar a cuatro gobernadores en Guerrero, y amenaza con permanecer en el cargo para cuando se elija al del 2021.

Detrás de esa hegemonía gremial sólo está el eterno dirigente de la CTM en Guerrero, Antelmo Alvarado García.

En ese lapso, llama la atención la vinculación directa de Vélez Núñez con el PRI y su organización interna, de donde fue integrante del Comité Directivo Estatal (CDE), diputada federal por el distrito 07 de Chilpancingo y candidata a la Alcaldía de esta capital en el 2018, elección que perdió con el ex priista y ahora perredista Antonio Gaspar Beltrán.

Vélez Núñez llegó para quedarse en el cargo en el 2009, cuando Zeferino Torreblanca Galindo tenía cuatro años al frente de la administración estatal, tras ganar la elección en el 2005 al entonces candidato priista Héctor Astudillo Flores y acabar con más de 70 años de hegemonía tricolor.

Vélez Núñez aprendió del manejo de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSS) con el apoyo de Francisco Becerril Sotelo, a quien dejó en el camino para emprender el propio y buscar la reelección en agosto del 2012, lo cual logró de manera holgada. Ya era gobernador el ex priista y neoperredista Ángel Aguirre Rivero, quien venció en las urnas a su primo Manuel Anorve Baños.

Precisamente en esa elección de gobernador, Beatriz Vélez Núñez fue coordinadora de Brigadas Médicas de la campaña priista a la gubernatura y de la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto. En esa etapa fue secretaria de Organización del CDE del PRI.

La poderosa dirigente sindical fue a la par candidata suplente a senadora en la segunda fórmula que encabezaba Claudia Ruiz Massieu, la cual perdieron ante el aguirrista Sofío Ramírez Hernández.

A la salida de Aguirre Rivero de la gubernatura, en octubre del 2014, al pedir licencia tras la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Beatriz Vélez Núñez convivió con el gobernador interino Rogelio Ortega Martínez.

En 2015 fue de trámite su reelección por tercera ocasión consecutiva y le tocó convivir con Héctor Astudillo Flores, quien ganó la elección de julio y asumió el poder en octubre de ese mismo año. En esa misma elección llega a la diputación federal por el distrito 07 de Chilpancingo.

Con ese supuesto "activo electoral" y como diputada federal, Vélez Núñez obtuvo la candidatura del PRI a la Presidencia Municipal de Chilpancingo, comicios que perdió de manera contundente frente al candidato del PRD, Antonio Gaspar Beltrán.

Concluido su encargo como diputada federal en agosto del 2018, regresó para concluir su periodo como dirigente de la Sección 36, el cual feneció desde octubre pasado, y tras una negociación logra posponer la emisión de la convocatoria para la renovación de la dirigencia en Guerrero.

Este jueves en la capital, con centenares de acarreados y un uso indiscriminado de recursos, Beatriz Vélez Núñez se registró con su planilla “Oro” para buscar ser secretaria general por cuarta ocasión consecutiva y tener 12 años en ese encargo sindical.

De ganar los comicios internos, le permitiría convivir con el quinto gobernador en fila que se elija allá en julio del 2021, y estaría siguiendo los pasos del sempiterno dirigente de la CTM en Guerrero, Antelmo Alvarado García.

Comentarios