Suspenden encuentro entre el gobernador y jerarcas católicos

Logo IRZA

Chilpancingo, Gro.- El gobernador Héctor Astudillo Flores suspendió una reunión acordada para este miércoles con los obispos de las Diócesis Chilpancingo-Chilapa y de Tlapa, así como con el arzobispo de Acapulco, para hablar del avance en las investigaciones de los asesinatos de los sacerdotes Iván Añorve Jaimes y Germaín Muñiz García.

"Se suspendió la reunión", comentó escueto el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

En este encuentro estarían presentes el obispo de la Diócesis de Tlapa, Dagoberto Sosa y el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González.

La reunión entre el mandatario estatal y los jerarcas católicos se llevaría a cabo a las 13 horas en la residencia oficial Casa Guerrero de Chilpancingo.

Según fuentes del gobierno, la reunión entre Astudillo Flores y los representantes del clero en Guerrero serviría para “limar asperezas”, luego de un desencuentro originado por las declaraciones del fiscal general del estado, Xavier Olea Peláez, quien ligó a uno de los curas asesinados con la delincuencia organizada.

En este encuentro, se informó, estaría también el fiscal Olea Peláez, quien a las pocas horas de que ocurrieron los asesinatos, el lunes 5 de febrero en la ciudad de Taxco, insinuó que el hecho de sangre estaba relacionado con los presuntos nexos del cura Germaín Muñiz con un grupo de la delincuencia organizada.

En su homilía que ofreció este domingo en la Catedral de La Asunción de María, en esta capital, Rangel Mendoza señaló que ese tipo de “difamaciones” que hace el gobierno son sólo para justificar su incapacidad para indagar los crímenes y detener a los responsables.

En breve entrevista telefónica, el prelado señaló que estará a la espera de que le avisen qué otro día se llevará a cabo la reunión con el gobernador.

Comentarios