Un Rapidín con angel irra carceda: -Se prolonga conflicto en la Capach, -Las autoridades mienten, -Debe AGB hacer caso a HAF

Antonio Gaspar Beltrán abrió amplias expectativas ante la población al ganar la Presidencia Municipal de Chilpancingo.

Se contabilizan varias obras y acciones de beneficio colectivo en la ciudad capital del estado.

Sí. Pero a ojos visto con el decidido respaldo del gobernador Héctor Astudillo Flores.

Sin el apoyo del mandatario estatal, prácticamente se mantendría en cero.

Ahora enfrenta un conflicto laboral inédito. El prolongado paro laboral de los trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach).

Es evidente que ha carecido de buenos oficios para resolver este problema en ese noble organismo paramunicipal.

E igual queda al descubierto que a quien o a quienes designó como colaboradores en esa área, han quedado a deber.

Pero también existen evidencias de que esos “colaboradores” no hacen más que hacerle segunda al alcalde Gaspar Beltrán.

Este fin de semana, el alcalde perredista presumió una chingona relación con el sindicato de trabajadores de la Capach, ante reporteros que invitó a una gira en la sierra de Chilpancingo.

Por si fuera poco, les aseguró que el gobierno municipal no es “insensible” y les anunció que -¡faltaba más!- pagaron el sueldo de la segunda quincena de febrero a los trabajadores movilizados.

De manera vil les mintió a los compañeros reporteros que lo acompañaron. El sueldo quincenal se mantuvo retenido.

Pero, lo más grave, es que de acuerdo con la directora de la Capach, Irma Lilia Garzón, este mismo fin de semana, enviaron a un grupo de alrededor de 40 sujetos a intimidar y desalojar a los trabajadores de la Capach que custodiaban la fuente de captación y distribución de agua en Omiltemi.

Ojalá y que Gaspar Beltrán ofrezca una precisa explicación sobre ese hecho, que afortunadamente no terminó en tragedia. Y si nos sale con que de eso no tuvo conocimiento, entonces quedará bastante claro que sus “colaboradores” se lo pasan por el arco del triunfo.

Apenas el viernes, el propio gobernador Héctor Astudillo, lanzó un exhorto público -a quién creen- para resolver este conflicto, y resaltó que cualquier cosa se puede enfrentar, menos la falta de agua.

Eso fue el viernes, insisto, y luego Gaspar Beltrán hizo lo contrario. Emprendió, u ordenó, acciones claras en contra de los trabajadores en protesta.

¿Acaso los trabajadores de la Capach no están incluidos en este, pomposamente autollamado, “Gobierno de la Gente”?

Creo que ni con Marco Antonio Leyva (MAL), se padeció esto en Chilpancingo. Ver para creer.

Ojalá y que Gaspar Beltrán reaccione. Que se baje de su nube. Que aplique una rasurada a su ego. Que no olvide que esto es transitorio. (angelirracar@hotmail.com)