Un Rapidín con angel irra carceda -VÁMONOS

Mal precedente que llamen a un funcionario a comparecer en el Congreso del Estado, basados en una publicación en un medio de comunicación nacional, no confirmada plenamente.

Debo aclarar que de ninguna manera salgo en defensa del fiscal de Guerrero. Que se chingue si lo que se señala en esa publicación es cierto. Faltaba más.

Pero si nos regimos por un Estado de Derecho, para empezar, el que acusa está obligado a probar su dicho. So pena de…

Lo que creo que no es bueno, es que esta 62 Legislatura local empiece con este tipo de casos, basados en este tipo de publicaciones.

Creo que ya se están colocando la soga en el cuello propio. Sentar en el banquillo de los acusados a presuntos infractores de la ley, en este caso en el ejercicio del servicio público, por un señalamiento débil en un medio de comunicación, en serio que es riesgoso.

Que venga, pues, el litigio a través de medios de comunicación. Que se vaya a la fregada lo que se tenga que dirimir en una instancia legalmente constituida.

Pero, ¿cuándo este tipo de casos involucre a un Morenaco? Espero que se comporten con el mismo resero.

A OTRO PEX.-Mi solidaridad con los trabajadores despedidos de un medio de comunicación estatal.

Esa empresa editorial está en su pleno derecho de hacerlo, y para no cuestionarlo deberá cumplir con la ley en lo relacionado con sus liquidaciones.

Durante este jueves leí muchos comentarios al respecto.

Y me sorprende que trabajadores despedidos de ese medio, culpen a los gobierno del estado y al de Acapulco, del despido masivo.

Ver para creer. Ahora resulta.

Lo chingón, es que unos se avientan en esa ruta. Pero, aprovechando el caso, debieran informar con toda transparencia cómo se mantienen sus organizaciones gremiales.

 Uta, ¿será con cuotas gremiales?

Ah, y ¿por qué esos despedidos no checan las condiciones en las viven sus ahora ex patrones, aquí, allá y acullá?

¿En qué tipo de vehículos se desplazan y lo que consumen en restaurantes de súper lujo?

En serio, mi plena solidaridad… y mi pena ajena. (angelirracar@hotmail.com)