Antonio Gaspar Beltrán: “Gobernar con sensibilidad y con el corazón no es recomendable”

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El alcalde Antonio Gaspar Beltrán reconoció que no hay condiciones financieras para pagar las “conquistas” laborales que demandan los trabajadores, como los “bonos”, debido a la baja recaudación en lo que va del año y por los “ajustes” de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) al Ayuntamiento.

Dijo que su gobierno no dejará deudas institucionales y tampoco con proveedores, y que si así fuera serían las menos posibles. Sin embargo, alertó que la administración tiene fuertes problemas financieros.

En entrevista después de inaugurar el techado del jardín de niños “Juan Jacobo Rousseau”, en la colonia San Rafael Oriente, informó que este miércoles terminará de pagar los 30 millones que le prestó Banco Azteca y que canalizó al pago de prestaciones y aguinaldos en diciembre del 2020.

Informó que su gobierno ha mostrado disposición de diálogo con los trabajadores, pero que carece de dinero para cumplir sus demandas, como los “bonos” que recibían como parte de los “usos y costumbres”, pero que en este momento no hay recursos disponibles para autorizarlos.

Recordó que el bono por el Día de las Madres ascendió a 5 millones de pesos y que lo pagó con recursos del Ayuntamiento, porque no están presupuestados, mientras que para el del Día del Padre era por 1 millón, pero para eso no hay recursos.

Gaspar Beltrán informó que recientemente pagaron 12 millones de pesos que requirió el Sistema de Administración Tributaria (SAT), por concepto de retención de Impuesto Sobre la Renta del 2019 y 2020, los cuales tampoco estaban presupuestados.

Además, recordó que su gobierno inició en 2018 con déficit institucional por 250 millones de pesos y que la recaudación en este año se redujo en un 70 por ciento, producto de la pandemia del Covid-19, y además por los “ajustes” financieros que sigue aplicando el gobierno federal al Ramo 28, con el que se cubren sueldos y salarios.

Comentó que los trabajadores están enterados de las condiciones financieras de la administración, pero lamentó que no haya solidaridad. Antes, recordó, bastaba con suspender labores, cerrar el Palacio Municipal y bloquear calles para que fluyera el recurso desde el gobierno estatal, pero agregó que eso ya no funciona.

“Gobernar con sensibilidad y con el corazón no es recomendable, yo lo estoy viviendo, porque no hay gratitud. Parece que para los trabajadores es una obligación que nosotros los sostengamos en nómina, cuando realmente no valoran los esfuerzos presupuestales que hemos realizado”, señaló.

El alcalde agregó que los sindicatos “se organizan muy bien para pedir”, pero que tienen “una gran deuda con Chilpancingo en atender” a los ciudadanos, además de que con sus acciones de protesta “ahuyentan al contribuyente”

Sin embargo, Gaspar Beltrán informó que su administración dejará 15 millones de pesos de “colchón” para que la próxima administración pueda pagar aguinaldos y prestaciones de fin de año. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO