Exigen celeridad en la investigación de los 43 normalistas desaparecidos

Iguala, Gro.- En medio de un fuerte dispositivo de seguridad estatal y federal, este domingo padres de familia de los 43 normalistas concluyeron sus actividades de protesta en el marco del sexto aniversario de la desaparición forzada de los estudiantes, con la exigencia de que haya celeridad para deslindar responsabilidades en contra de los autores materiales e intelectuales.

Y exigieron igual sanciones contra los funcionarios que por sus omisiones intentaron desviar las indagatorias que realizó el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los padres y unos 500 normalistas viajaron desde Ayotzinapa, Tixtla, a bordo de poco más de una treintena de autobuses a esta ciudad de la zona Norte de la entidad, donde ya sestaba preparado un fuerte operativo de seguridad con policías del estado y de la Guardia Nacional.

En el acceso principal a la ciudad, instalaron un filtro de seguridad para revisión de vehículos, luego que durante la semana un grupo de personas había convocado en redes sociales a evitar que se manifestaran los padres y normalistas, e incluso hubo comentarios de hechos de violencia en contra de los manifestantes.

Después de pasar ese filtro, el convoy de autobuses llegó frente al Palacio de Justicia, en el bulevar de acceso a la ciudad, justo debajo de un puente vehicular, donde se indicaba que habrían preparado una agresión, y estaban atentos al menos 8 policías del estado.

Luego continuaron hasta el Periférico Norte e hicieron una parada frente al Instituto Tecnológico, para iniciar una breve marcha a la colonia Industrial, donde la madrugada del 27 de septiembre fue encontrado asesinado el normalista Julio Cesar Mondragón Fontes.

Ahí depositaron una ofrenda floral e intervino un hermano del normalista asesinado, quien señaló que si no es por la organización y resistencia de las familias agraviadas en esos hechos hace seis años, el caso permanecería estancado y sin acceso a la justicia.

Explicó que su familia no está conforme con el dictamen de la muerte de su hermano, que establece que murió por un golpe fuerte en la cabeza. «Tuvimos que exigir una segunda necropsia para enterarnos que lo torturaron hasta matarlo; tenía más de 40 fracturas y fue desollado, y las familias nos hemos tenido que organizar para resistir y exigir justicia».

Melitón Ortega señaló que a pesar de haber pasado 6 años de esos acontecimientos, «no nos hemos rendido, no nos van a rendir en la búsqueda de verdad y de justicia, queremos que se castiguen a los responsables directos, a los intelectuales, pero también a los funcionarios del sexenio de Enrique Peña Nieto que tergiversaron las investigaciones», añadió.

Luego de depositar una ofrenda floral en este lugar, continuaron su manifestación por el Periférico Norte hasta la esquina con la avenida Álvarez, donde la noche del 26 de septiembre del 2014 cayeron asesinados a tiros los normalistas Julio Cesar Ramírez Nava y Daniel Solís Gallardo; en tanto que el normalista, Aldo Gutiérrez resultó herido en la cabeza y permanece en coma, en estado vegetativo.

La señora, Bertha Nava, madre de Julio Cesar, criticó que se hayan organizado para impedir su manifestación: «no les hemos hecho nada a ustedes pueblo de Iguala y pedimos que entiendan el dolor que estamos sufriendo, entiendan que en nuestro caso perdimos a un hijo que fue asesinado cobardemente y no hay ningún responsable detenido».

Agregó que este movimiento de búsqueda de justicia y de verdad «exhibió las complicidades la grave situación que está viviendo Iguala, donde un grupo criminal desaparecía impunemente a las personas y donde no han sido castigados quienes cometieron más de 500 desapariciones», aseveró.

La señora Hilda Legideño madre de un normalista desaparecido, dijo que a pesar de las amenazas que han recibido, «no vamos a dejar de buscar a nuestros hijos; nos dicen que somos unos delincuentes porque buscamos a nuestros hijos, pero pónganse en nuestro lugar y sepan el dolor que tenemos en estos seis años; no tenemos justicia, ni paz, porque no sabemos en dónde están nuestros hijos».

El abogado de los padres, Vidulfo Rosales Sierra, indicó que este movimiento va a «continuar a pesar de todo y contra todo, a pesar que hagan advertencias que no vengamos acá vamos a estar continuando en nuestras movilizaciones exigiendo que haya justicia y verdad», e hizo un recuento de lo que sucedió la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014.

La manifestación concluyó después de las 7 de la noche de este domingo, luego de una fuerte lluvia y tormenta eléctrica en esta ciudad de la zona Norte de la entidad, donde inclusive a un centenar de metros del templete donde se desarrollaba el mitin cayó un rayo que provocó que se fuera la energía eléctrica. (www.agenciairza.com)

Qué opinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO