Gobernabilidad, el gran legado que dejará Héctor Astudillo Flores: Salazar Adame

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El secretario general de Gobierno, Florencio Salazar Adame, aseguró este miércoles ante diputados locales, que la gobernabilidad en Guerrero será el legado que dejará la administración del gobernador Héctor Astudillo Flores.

“Esta es la contribución del gobierno de Héctor Astudillo a los fines del estado social y democrático, que en cinco años ha sabido construir para avanzar hacia la prosperidad de las familias, en la efectividad de los derechos y una renovada convivencia pacífica”, señaló.

Admitió que “queda mucho por hacer”, pero afirmó que en el presente Guerrero es un estado “políticamente establece” y con un sólido entramado legal e institucional, pero también con un gobierno presencial e itinerante “que ejerce sus funciones cabalmente”.

Durante su comparecencia ante diputados del Congreso local con motivo de la glosa por el quinto informe de labores del gobernador Astudillo, insistió en que la gobernabilidad se traduce en mayor seguridad y tranquilidad, que atraerá mayor turismo y generará mayores oportunidades de negocios e inversiones productivas para generar empleos y se dispersen ingresos dignos.

Esa gobernabilidad, agregó, se ha traducido también en un clima de estabilidad política que contribuye al funcionamiento de los poderes constitucionales del estado, de los ayuntamientos, órganos autónomos y partidos políticos.

“Permitirá que quienes habrán de sucedernos cuenten con un piso políticamente estable, para que a partir de ello encuentren condiciones para impulsar el desarrollo económico y el bienestar que las familias guerrerenses se merecen”, indicó.

En ese sentido Salazar Adame informó que el gobernador Astudillo pidió a sus funcionarios que se apeguen a la ley y se mantengan al margen del proceso electoral 2020-2021, de la selección de candidatos y de las campañas electorales.

La única función del gobierno estatal, dijo, será “contribuir para que se desarrolle en un clima de legalidad, tranquilidad, seguridad y para que las elecciones sean libres y auténticas”.

“La instrucción del Ejecutivo es muy clara, y desde aquí la extiendo a todos los servidores públicos de este gobierno: absolutamente ningún funcionario puede ejercer su influencia para favorecer a candidato o partido alguno, ni para obstaculizar el proceso democrático. Recordemos que los delitos electorales ya son considerados como graves y quien actúe al margen de la ley afrontará las consecuencias de sus actos”, advirtió.

Salazar Adame dijo que este 2020 ha sido un año difícil por la pandemia del COVID-19, pero que aún así “la vida social y política de Guerrero continúa”, pero que sus consecuencias sí generaron retos al ejercicio cotidiano de gobierno, que se sumaron a los desafíos que de por sí ya se atendían desde el inicio de la administración.

A los problemas de inseguridad, fragilidad institucional e ingobernabilidad que heredó el actual gobierno, se sumó el sanitario y económico por la pandemia, lo que llevó al gobernador Astudillo a reorientar la política interior con el fin de preservar la estabilidad política y social.

En materia de seguridad pública y procuración de justicia, Salazar Adame informó que las mesas de Coordinación para la Construcción de la Paz, han fortalecido la colaboración entre los distintos ámbitos de gobierno, logrando una disminución considerable en incidencia delictiva.

“Hasta octubre pasado, la Mesa Estatal se reunió en 286 ocasiones, principalmente en la capital del estado, y las Mesas Regionales, mil 970 veces en las siete regiones y una más en Chilapa”, indicó.

Asimismo, también asumió el compromiso de la Secretaría General de Gobierno de seguir colaborando con el gobierno federal en la atención de los 50 conflictos agrarios pendientes de resolver, 15 de los cuales son de alto riesgo, como el de Malinaltepec, en la región Montaña. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO