Muriel Salinas Díaz: “No existen elementos de género” que acrediten que Norma sea víctima de “violencia política”

– “Me parece muy delicado que una presidenta municipal hoy esté diciendo que se trata de violencia política de género cuando no lo es”, afirmó la presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
 La presidenta de la Red para el Avance Político de las Mujeres Guerrerenses, Muriel Salinas Díaz aseguró que “no existen elementos de género” para acreditar que la presidenta municipal constitucional de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, sea víctima de “violencia política” por su condición de mujer.

“Me parece muy delicado que una presidenta municipal hoy esté diciendo que se trata de violencia política de género cuando no lo es”, afirmó este viernes entrevista la activista feminista, una de las de mayor trayectoria en la materia.

Adelantó que será “muy difícil” que prospere la denuncia que la edil de Morena presentó por violencia política en razón de género ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), en contra del secretario general de Gobierno de la administración estatal, Ludwig Marcial Reynoso Núñez; de los dirigentes estatales de Morena, Jacinto González Varona; del PRD, Alberto Catalán Bastida; del PAN, Eloy Salmerón Díaz; del MC, Julián López Galeana, y de los periódicos locales Vértice, Diario de Chilpancingo, y El Diario de Guerrero, porque “no acredita” ninguna de las 22 conductas tipificadas en el artículo 20 TER de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

Salinas Díaz explicó que la violencia política contra una mujer se basa en “elementos de género” con el objetivo de menoscabar o anular sus derechos políticos y electorales por el sólo hecho de ser mujer.

En la denuncia del 8 de agosto ante el IEPC, la presidenta municipal constitucional de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, se quejó de que el secretario de gobierno y los dirigentes políticos le sugirieron separarse del cargo para ser investigada, tras la difusión de los videos en redes sociales que la exhiben con un presunto líder delictivo.

Al respecto, la activista experta en materia de género adelantó que será “muy difícil acreditar” la violencia política, porque las manifestaciones, observaciones, declaraciones o posicionamientos que la edil denunció se centran en su función pública y no en su condición de mujer.

Pero, además, derivan de una “situación en la que ella se ha visto lamentablemente involucrada”, es decir, de los videos, “…donde se le ve conversando con una persona, presuntamente integrante de un grupo del crimen organizado”.

“A partir de ahí se ha desencadenado una serie de tensiones, de posicionamientos, incluso de partidos políticos, grupos de opinión, en torno al papel y desempeño de la alcaldesa de Chilpancingo respecto a la política de seguridad en este municipio”, profundizó.

Consideró que sí ha habido “expresiones hostiles” contra Hernández Martínez, pero insistió en que están centradas en su desempeño edilicio. “En mi opinión no existen elementos de género de manera central para acreditar que lo que está ocurriendo en este caso está basado en el hecho de que ella es una mujer”.

Agregó que es fundamental “distinguir” entre la violencia política en general y la violencia política contra las mujeres debido a género para acreditarla en un proceso de denuncia, un procedimiento especial sancionador o un juicio electoral ciudadano, contenidos en el artículo 20 BIS de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, establecida también en Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Guerrero. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO