Reclaman a FGE que esclarezca muerte de comerciante de chivo; culpan a UFE´s

-La familia no descarta pedir a la Fiscalía General de la República que atraiga el caso

-Aseguran que cuentan con la grabación de un teléfono celular sobre todo lo ocurrido

Chilpancingo, Gro.- Este martes se cumplió un año de la muerte del comerciante de barbacoa de chivo, Juan José Vázquez Hernández, en hechos que no han sido esclarecidos por la Fiscalía General del Estado (FGE), instancia que estaría incurriendo en omisión y dilación, pues sobre el caso existe una Carpeta de Investigación y una denuncia formal, aseguraron los familiares de la víctima.

Según sus familiares habría sido asesinado por agentes de la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE’s), en su casa, ubicada en el número 271 de la calle prolongación Chilpancingo de la colonia Lomas de San Antonio, en esta ciudad capital.

Sobre aquellos hechos una versión oficial señala que luego de un incidente de tránsito vehicular los uniformados persiguieron a Juan José por las calles de ese asentamiento humano, hasta que este hombre llegó a su domicilio, subió a una azotea con los policías pisándole los talones, que intentó saltar hacia el techo de otra vivienda para escapar de sus persecutores y en esa suerte cayó al vació, se golpeó en la cabeza y murió.

Según los agentes policiacos Juan José estaba armado con una pistola, pero lo cierto es que, en caso de que portara un arma, no hizo ningún disparo y los elementos irrumpieron en la vivienda.

Por otra parte se asegura que murió a consecuencia de que los uniformados lo alcanzaron, forcejearon, que Juan José perdió el equilibrio porque posiblemente estaba en estado de ebriedad, y fue entonces que cayó al vacío y murió.

Sin embargo, en conferencia de prensa este martes en el domicilio y al pie del altar por el cabo de año del deceso de Juan José Hernández Vázquez, su hermano Efrén, en conferencia de prensa aseguró que fueron los policías los que golpearon, lo amarraron con un cable y lo arrojaron hacia la parte baja de la vivienda.

Narró que en la irrupción de los policías estatales a la vivienda, rompieron puertas, ventanas, vidrios. 

Después de esos hechos, la familia del comerciante acudió a interponer una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE) y «a un año de este crimen no nos hacen caso, sólo vinieron a hacer un peritaje y después nada, no hay diligencias, no sabemos el estado que guarda la Carpeta de Investigación; estamos decepcionados y decididos a recurrir al gobierno federal para que se haga justicia a la familia», señaló Efrén.

Dijo que los abogados de la familia han acudido a la FGE para solicitar la Carpeta de Investigación, pero «nos han dicho que está bajo llave y que el caso ya está parado» y no les quieren conceder una copia. 

Aseguró que la patrulla 594 de la UFE es una de las que participó en este presunto asesinato y en el lugar mostró fotografías de uno de los involucrados de apellido Velázquez y jefe de ese grupo de policías, así como del momento en que los elementos salen del domicilio con bolsas, en las que presuntamente llevarían dinero, fotografías, alhajas, equipos electrónicos y el disco duro de las cámaras de seguridad en la que se almacenó la grabación de todo lo ocurrido, lo que no le han regresado, además de que el auto de su hermano se los devolvieron sin la factura y desvalijado.

Acusó que la Comisión Estatal de Derechos Humanos, no le ha dado seguimiento a los hechos y que la investigación interna que anunció el secretario de Seguridad Pública de la entidad, David Portillo Menchaca, tampoco se las han dado a conocer.

No descartó por la omisión y dilación por parte de la FGE, en los próximos días acudan a la Fiscalía General de la República, para solicitar que ésta atraiga el caso y se esclarezca la situación, instancia donde entregarían la grabación que hizo un teléfono celular del momento en el que ocurrieron los hechos, la que sería presentaba como prueba para que sean castigados los responsables. (www.agenciairza.com

Deja un comentario

error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO