Violencia en Chilapa y Huycantenango, la permite AMLO, reprochan en Alcozacán

-Marchan niños y adultos en la comunidad para exigir seguridad y justicia, donde los menores no fueron armados

-Denunciaron que los grupos delictivos de Los Ardillos y Los Rojos “nos están matando”

Alcozacán, municipio de Chilapa, Gro.- Para conmemorar el Día el Niño, unos 500 menores de edad acompañados de adultos de 24 comunidades de los municipios de Chilapa y José Joaquín de Herrera (Hueycantenango), a convocatoria de una fracción de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de Pueblos Fundadores (CRAC-PF), marcharon sin que fueran armados este viernes en esta localidad de Alcozacán, donde demandaron seguridad y justicia porque los grupos criminales de Los Ardillos y Los Rojos «nos están matando impunemente» y reprocharon que ese “escenario de guerra” lo tolera y lo permite el presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Ni pistolas ni amapolas, queremos conocer las olas”, se leía en una de las mantas que llevaban al frente los niños acompañados de adultos de esas comunidades afiliadas al Consejo Indígena y Popular de Guerrero «Emiliano Zapata» (Cipog-ez), durante la marcha de ocho kilómetros que iniciaron a las 11:00 de la mañana desde el punto conocido como Los Pinos y que finalizó en la cancha del pueblo.

Este viernes, a diferencia de lo ocurrido en febrero del año pasado y en el 10 de abril de este año, en Alcozacán yAyahualtempa, que niños fueron armadoscon rifles por la CRAC-PF.

Esta ocasión, las «armas» fueron dulces y juguetes de plástico que entregaron a los niños que rebozaban de felicidad.

A nombre de las niñas y los niños de estas comunidades indígenas, la menor Angelina Bartolo Telcorral dio lectura a un documento dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador y al gobernador Héctor Astudillo Flores, a quienes les criticaron que se hayan apresurado a condenar la convocatoria a esta marcha, «les preguntamos si en verdad están preocupados por los niño y niñas o sólo les preocupa que su gobierno se vea manchado porque salimos a la luz pública».

Bartolo Telcorral sostuvo que a las autoridades federales y estatales, «les incomoda que el mundo sepa la verdad, que se muestre la verdad y pobreza, que es diferente a las mentiras que ustedes dicen, lo que dicen no se compara con la realidad que vivimos; la lucha de nuestros padres es justa, tan justa es que se organizaron para protegernos de (los grupos criminales) Los Ardillos y Rojos».

Señaló que «nuestra dignidad es mucha y hemos aprendido a estar unidos y organizados, su mirada es de desprecio porque condenan que nuestros padres se organicen y defiendan una vida digna ante un peligro de muerte por Los Ardillos y los Rojos».

La menor de edad, señaló que los niños y sus padres de esta zona de la Montaña baja, «queremos vivir en paz, ir a la escuela y no tomar las armas; vivir sin miedo, no nos preparamos para la guerra, luchamos por la vida en un escenario de guerra que usted tolera y permite señor presidente, Andrés Manuel López Obrador».

Y le hizo la invitación a López Obrador a que haga una visita a estas comunidades de la Montaña baja, «para que vea que nuestras verdaderas armas son la dignidad, la rebeldía y la resistencia a vivir en un escenario de guerra y de asesinatos de nuestras familias».

La joven Leticia Cruz Olguín de la comunidad de San Jerónimo Palantla, también dio un mensaje y le señaló a López Obrador que en el transcurso de esta organización «estamos aprendiendo a ser solidarios y luchar juntos, porque solos nos matan».

Señaló que los habitantes de esas localidades, «compartimos el dolor, el miedo ante tanta violencia y le decimos al presidente que usted no sabe de la realidad de nuestras comunidades; no mira el desprecio de los gobiernos a nuestro sufrimiento de todos los días».

Denunció que en la búsqueda de establecer un control en esta zona de la Montaña baja, el grupo criminal de Los Ardillos «nos está asesinando y despojando de nuestro territorio; nos piden que no tengamos como opción el tomar las armas y les decimos que eso no es necesario, estamos en resistencia pacífica».

Leticia Cruz subrayó que por ello decidieron organizar esta marcha del Día del Niño, «para decir que nos están matando, que nuestro movimiento no tiene que ver con partidos políticos, con dinero, con escuelas, nuestra situación es de vida o muerte».

Explicó que desde hace años han denunciado ataques constantes y asesinatos, como el de los músicos en el 2020 y donde sólo les construyeron 11 viviendas a las viudas, pero no hay una atención integral de la problemática de violencia, «se lo hemos dicho en infinidad de ocasiones, Los Ardillos nos están matando y no queremos tomar las armas».

Señaló que el gobernador, Héctor Astudillo Flores ha dicho que hay policías desplegados en esta zona, «pero siguen los ataques, porque los policías están vinculados a Los Ardillos» y reveló que hay una misión  civil de observación en esta zona y que pronto dará un informe para exhibir y desnudar a las autoridades y sus mentiras».

Se quejó que las autoridades no estén «preocupados por nuestros derechos, les decimos que no tenemos opción que prepararnos para la guerra, en un escenario de guerra y seguimos esperando el día que hagan una acción concreta contra Los Ardillos».

Agregó que los niños de esta localidad no aspiran a formar parte de la CRAC-PC-PF y que sólo los adultos con quienes están en este cuerpo de seguridad, «nuestros niños quieren estudiar, quieren vivir sin miedo pero las condiciones de violencia son una realidad y queremos denunciar que ninguno de los tres niveles de gobierno atiende esta ola de violencia».

La concentración concluyó con una verbena de niños en la cancha techada de esta localidad, donde rompieron piñatas, comieron sus dulces y utilizaron los juguetes que en el acto les entregaron como «armas». (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO