El terremoto “no le hizo nada a la brecha de Guerrero”, asegura ex jefa del SSN

Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
La investigadora del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Xyoli Pérez Campos sostuvo que la brecha sísmica en Guerrero sigue existiendo y continúa con una considerable acumulación de fuerza porque no ha liberado energía, a pesar del último sismo de magnitud de 7.1.

La brecha de Guerrero es una zona sísmica que se ubica desde la comunidad de Papanoa, municipio de Tecpan, hasta San Marcos, pasando por Acapulco, que lleva acumulada energía desde hace 110 años y no existe certeza de que esa energía se libere “con un sismo de más de 8 grados, necesitamos unos 32 de magnitud siete o mil de seis”, dijo la ahora ex jefa del Servicio Sismológico Nacional, en una ponencia virtual para la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), a través de su coordinación de Protección Civil.

La investigadora en sismología precisó que el sismo ocurrido el pasado 7 de este mes, “no le hizo nada a la brecha de Guerrero; la brecha no se ha roto”.

Precisó que este sismo con epicentro en Acapulco, que repercutió en diferentes zonas del estado y la Ciudad de México, se estudió y a través de sismogramas se comparó con el ocurrido en 1962 -también en Acapulco- “y por la forma del movimiento tiene un parecido abrumador”.

Explicó que la costa de Guerrero es la zona que contiene la brecha sísmica,  donde no ha ocurrido realmente un sismo grande desde 1911.

Agregó que cuando ocurre un sismo como el del 7 de septiembre hay levantamiento o hundimiento de terreno, y en esta ocasión fue un levantamiento. “En Acapulco, el terreno se levantó un metro, pero no debe ser esta una preocupación”, aseguró.

A pregunta expresa respecto al calentamiento de aguas termales en la Costa Chica, después de ese sismo, refirió que el golpe de las ondas sísmicas es muy fuerte, puede hacer que se desvíen flujos de agua subterráneas y que estas sean aguas calientes, porque existe calor en algunas zonas de las cortezas, pero no significa que vaya a nacer un volcán, (porque) para ello se requieren cambios en composiciones sísmicas en los suelos, gases, entre otras muchas más”.

En Guerrero, durante el sismo del 7 de septiembre, 20 localidades sintieron el movimiento de manera fuerte, 14 de forma moderada y las demás leve. Además, la aceleración más grande que se captó fue en una estación de Acapulco.

La científica resaltó que en México se utiliza la misma tecnología que en países avanzados, en términos de telecomunicaciones, cómputo GPS, almacenaje y la tecnología de los sismómetros. Sin embargo, aclaró que vamos unos pasos atrás porque no existen tantos recursos humanos. Por ejemplo, hay 76 sismólogos en el país, existen menos de 100 estudiantes en la materia y apenas 14 instituciones en donde se hace investigación en sismología. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO