Dejaré un Chilpancingo mejor que el que recibí, presume Antonio Gaspar

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El alcalde Antonio Gaspar Beltrán aseguró este martes que dejará el municipio mucho mejor al que recibió en septiembre del 2018, cuando asumió el mandato constitucional.

– ¿Deja un Chilpancingo mejor al que recibió?

– “Sin duda”.

Sin embargo, dijo que el principal desafío del Ayuntamiento es financiero, y que en los tres años de su administración arrastró un déficit por 250 millones de pesos que le heredó el gobierno que le antecedió.

En entrevista precisó que su gobierno no recibió alrededor de 258 millones de pesos, debido a la disminución de la recaudación propia y a los ajustes de las participaciones federales ante la pandemia del COVID-19.

Pero aseguró que su administración pasará a la historia por ser la primera en reducir la nómina, pues de 3 mil 730 trabajadores que recibió en 2018, la dejará en 3 mil 230, casi 500 espacios menos, pero insistió en que aún es necesario liquidar entre mil y mil 500 trabajadores para que el Ayuntamiento sea solvente financieramente.

Señaló que por su experiencia en esta gestión el Ayuntamiento necesita una inversión extraordinaria por 750 millones de pesos para solventar el déficit financiero y pagar adeudos diversos, entre ellos Impuesto Sobre la Renta, Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero (ISSSPEG), entre otros rubros.

También expuso que en el proceso de entrega-recepción no hay nada de qué preocuparse, tras señalar irónicamente que en su administración “no hubo recursos ni para hacer mal uso de ellos, apenas alcanzaron para resolver problemas existentes”.

Anunció que todos los funcionarios y colaboradores que invitó a su administración saldrán del Ayuntamiento el mismo día que él lo hará, y recalcó que su gobierno no dejó ni entregará basificaciones a nadie, como se ha ventilado en redes sociales.

“Pasamos a la historia como el primer gobierno que está decreciendo la nómina y esto trae consecuencias porque estas personas (las despedidas) no están agradecidas con lo que hicimos (Sic). El reto para la administración que viene es seguir reduciendo”, insistió.

Gaspar Beltrán reconoció que el Ayuntamiento no tiene solvencia económica para pagar el bono por el Día del Servidor Público, que equivale a 7 millones de pesos. “Chilpancingo necesita una inversión extraordinaria”, enfatizó, tras lamentar que la desaparición del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad Municipal (Fortaseg) y el Ramo 33 de obras pública.

“El gobierno federal se mantuvo en decir que no había recursos para el rescate de ayuntamientos. Sugirió la disminución de las nóminas, pero al mismo tiempo el Ejecutivo federal emitió un decreto que evitaba el despido de trabajadores en el contexto de la pandemia del COVID-19”, explicó. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO