El árbitro acapulqueño Adalid Maganda, se dice otra vez de que es víctima de racismo

– Lo despidieron como silbante del futbol profesional

Chilpancingo, Gro.- El árbitro de futbol asociación, Adalid Maganda Villalba, originario de Acapulco, acudió al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, para solicitar que se reabra el caso de racismo en su contra, señalando como principal responsable a Arturo Brizio, presidente de la Comisión de Arbitraje la Liga mayor de ese deporte en México.

El afromexicano Adalid fue despedido por la Comisión de Arbitraje después de pitar en la Fecha 1, en el juego Toluca-Querétaro, el 9 de enero de este año, pero el guerrerense argumenta que su despido es solo «un acto de racismo» instigado por Arturo Brizio.

El acapulqueño, de 37 años de edad, dijo que quiere llegar a un arreglo, recibir lo que le corresponde como finiquito y que le dejen retirarse «dignamente».

«No quiero más problemas. Espero esta semana recibir una llamada de la Federación Mexicana de Futbol y que todo esto termine. Quiero que me dejan retirarme de buena manera, temo por mi seguridad», dijo a punto de llorar.

Reiteró que esto deja muy mal parado al futbol mexicano ante FIFA, Negó que haya pedido una indemnización de cuatro millones de pesos, y que «sólo quiero que me toque lo justo, e irme en paz. Temo por mi seguridad».

La Comisión de Arbitraje argumenta que el despido de Adalid se basa en que no pasó los exámenes médicos a los que se somete periódicamente a los jueces que sancionan los partidos de futbol en el país, contra lo que manifiesta el despedido: “es un acto de racismo”. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO