El deplorable estado financiero de CAPACH es culpa de COVID-19: Ismael Rosas Castillo

Chilpancingo, Gro.- El director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH), Ismael Rosas Castillo reconoció que la paramunicipal dejará a la próxima administración una deuda de 75 millones de pesos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por el consumo de energía eléctrica de los sistemas de captación (bombeo) de agua de Mochitlán y Acahuizotla: “pero no por causas de no tener ingresos económicos de manera directa, si no indirecta” (sic).

Dijo que la deuda a la CFE es por la emergencia sanitaria del COVID-19, causal que nadie la contemplaba, y porque la orden presidencial era bombear porque se necesitaba el agua, porque es un elemento principal para atender la salud del municipio.

“Creo que hasta en las familias de repente vimos disminuidos nuestros ingresos”, dijo el director de la paramunicipal.

Aclaró que los organismos operadores de agua no reciben participaciones ni federales, estatales o municipales, motivo por el que los ingresos propios con la emergencia sanitaria no han sido suficientes para pagar el consumo de la energía eléctrica de los sistemas de captación de agua.

¿Se cuadruplica la deuda en la CAPACH en comparación a los 15 millones de pesos que dejó como adeudo el ex alcalde Marco Antonio Leyva Mena? se le preguntó.

Y justificó que “no es el adjetivo” (sic), porque la deuda de más de 75 millones de pesos que actualmente tiene la CAPACH, es originado por un problema de causa mayor (COVID-19)”.

Explicó que por la pandemia disminuyeron los ingresos, así como la capacidad de buscar financiamiento y que la deuda se va incrementando porque cada vez se tiene que estar pagando y no hay recursos económicos para ello.

“Es una deuda que crece inercialmente, provocada por un asunto de salud pública que pega a la dependencia paramunicipal”. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO