El Papa Francisco y Ucrania

Jaime Irra Carceda

Durante horas de varios días he pensado (pienso) que el único ser humano que podría detener los ataques con efectos sangrientos y mortales de Rusia contra Ucrania y su población, es el Papa Francisco, si decidiera viajar a ese país agraviado, quedarse al lado del presidente Volodímir Zelenski por el tiempo que sea necesario lanzando mensajes al líder ruso Vladimir Putin para convencerlo de que detenga la masacre producto de su autoría intelectual.

Ese sería lo que se denomina Voto de Sacrificio, como lo hizo Jesucristo hace poco menos de 2 mil años.

Estoy seguro que la enorme autoridad moral del Papa Francisco detendría la nueva versión de un holocausto, ahora en Ucrania.

Es posible que en la mente del líder de la Iglesia Católica también esté palpitando esa idea.

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO