La estrategia federal Aprende en Casa, no funciona en la Montaña

-El COVID-19 visibilizó las graves carencias en esta zona de Guerrero

-No hay internet, computadoras, televisores, entre otros dispositivos

-Los niños se atrasan y los padres no saben leer ni escribir para ayudarlos con sus dudas

Chilpancingo, Gro.- Maestros de la región de la Montaña coincidieron que la estrategia federal Aprende en Casa no está funcionando en esa zona marginada de la entidad, en donde miles de niños no reciben una formación escolar adecuada en este contexto de la pandemia del COVID-19 y que ha «exhibido» las severas carencias, como falta de internet, computadoras, televisores, entre otros dispositivos digitales, herramientas necesarias para este plan a distancia.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña «Tlachinollan» organizó un testimonial en su programa de radio «La Palabra que Ayuda», que además transmiten a través de la herramienta digital Zoom, en el que tres profesores de esa zona dieron sus apreciaciones sobre el tema educativo y el impacto que tendrá el confinamiento por el COVID-19 que decretado por las autoridades desde hace un año.

A partir de este confinamiento, las autoridades educativas desplegaron una estrategia de aprendizaje a distancia y que se formalizó en el presente ciclo escolar con el programa federal Aprende en Casa, que no está funcionando porque se carece del servicio de internet en los 19 municipios de la Montaña y donde tampoco tienen computadoras, televisores, entre otros dispositivos digitales.

No avanza aprendizaje de alumnos
El primer testimonio lo dio el profesor Praxedis Martínez de la Cruz, quien imparte clases en la primaria multigrado «Emiliano Zapata» de la comunidad de San Miguel Xochimilco, en el municipio de Atlixtac, donde atiende a estudiantes de primero a sexto grado.

Martínez de la Cruz explicó que en su labor docente antes de la pandemia atendía él solo a los 6 grupos de primaria y era de manera presencial, «está pandemia ha traído un cambio de 180 grados, ahora hay un compañero que me asiste y aun así hay severos problemas para atender a los niños».

Dijo que en su caso es «imposible» que el programa Aprende en Casa sea la solución para la formación escolar de sus alumnos y que por cuenta propia, con todas las medidas de precaución, acude a la comunidad cada quince días a dejar trabajos escolares y estrategias didácticas para el aprendizaje.

Señaló que para llegar a esa comunidad debe caminar en promedio 3 horas «para ir dejar trabajos, no hay otra opción para que los alumnos puedan trabajar, pero y si los alumnos tienen dudas de los trabajos no podemos despejar sus dudas, algunos padres no saben leer, son familias que no tienen acceso a materiales educativos, es una situación muy triste».

Martínez de la Cruz consideró que «es una mentira que los niños de la escuela puedan avanzar en sus estudios en estas condiciones; se han hecho videos, pero no hay medios para la estrategia Aprende en Casa, los padres me dicen que regrese a trabajar porque no podemos avanzar junto con los niños».

Y aseveró que no hay condiciones para que al menos este ciclo escolar se puedan regresar a laborar de manera presencial, por lo que debe de trabajarse de manera conjunta una estrategia con las autoridades y padres de familia ante esta problemática educativa.

El COVID-19 visibilizara severas carencias en la Montaña
Por su parte, la profesora Elvira Veleses Morales jefa de sector 19 de preescolar de comunidades de Metlatónoc y Cochoapa, sostuvo que el Covid-19 «vino a visibilizar las carencias que se tienen en las zonas más pobres como la región en donde vivimos; si cuando había clases presenciales había dificultades para el aprendizaje, con esta pandemia se vinieron a agravar los problemas».

Expuso que en las comunidades de ese sector educativo, «no hay internet, no hay acceso a materiales, son familias que en su mayoría no saben leer y escribir, que necesitan trabajar para poder llevar comida a su casa y no tienen tiempo para ser auxiliares en la formación escolar de sus hijos».

Veleses Morales dijo que en esa zona escolar decidieron diseñar materiales didácticos a través de guías escolares, cuadernillos, audios «y buscar la forma más efectiva de tener contacto con nuestros alumnos, por ello decidimos viajar cada 15 días a las comunidades a dejar trabajos».

Señaló que la mayoría de las comunidades de esa zona escolar “no creían en el COVID y decían que los maestros eran flojos y no querían trabajar, pero con todo y esas dificultades hemos hecho el esfuerzo porque los niños tengan algo de formación escolar».

Explicó que la mayoría de profesores de esa zona escolar no viven en esos municipios y que deben trasladarse para poder dejar trabajos a sus alumnos, lo que «implica un riesgo; el programa Aprende en Casa no es algo que opera en la región, trabajamos en coordinación con los padres pero no se garantiza el aprendizaje, estamos haciendo este esfuerzo sólo para mantener contacto y evitar la deserción escolar».

Agregó que otro de los problemas en esa zona es la migración de familias a campos de cultivo de la zona Norte del país, «son familias que buscan recursos para sostenerse y con la pandemia la necesidad es mayor, a veces solo van 5 niños a recibir trabajos para su formación, es una gran dificultad la que enfrentamos en esta pandemia».

No hay avances significativos en la formación escolar
La maestra Gloria Hilda Rivera Cabrera, que labora en la Unidad de Apoyo al Servicio Educación Regular (Uaser), en el municipio de Olinalá, dijo que su labor es apoyar a los docentes de aula regular para estudiantes de preescolar y primaria y que la pandemia ha provocado un severo atraso en su formación.

Indicó que los estudiantes de preescolar «tienen un avance mínimo por la facilidad de enseñarles a través de dinámicas escolares interactivas, pero con los alumnos de primaria hay dificultad en su formación porque no tienen una asistencia en casa de los padres por circunstancias de su condición económica o académica».

Señaló que en la zona donde labora «hay migración, padres que no saben leer y escribir, son familias pobres, sin acceso a internet en su mayoría de las 5 escuelas que nos corresponde atender».
Agregó que la estrategia escolar de Aprende en Casa no ha funcionado en la Montaña por las condiciones de pobreza y marginación, que por su cuenta han pedido como una alternativa pedirles a hermanos de sus alumnos y que sean de un grado escolar mayor para que «nos auxilie, auxilie a sus papás y a sus hermanos, pero no hay un avance significativo, necesitamos de estrategias efectivas para poder salvar esta formación escolar en la Montaña».
Los tres coincidieron que no creen que al menos en esa región haya condiciones para el regreso presencial a clases, al menos este ciclo escolar que concluye en junio y que si las autoridades educativas así lo determinan, deberán de darles condiciones de seguridad para ellos y sus alumnos. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO