Discapacitados que operaban “El trenecito” piden que esa máquina vuelva a funcionar

– Desde el inicio de la pandemia dejó de circular por el COVID-19

– Se quedaron sin trabajo; no tienen dinero para dar de comer a sus familias

Fabián Ortiz Trigo/IRZA
Chilpancingo, Gro.- Víctor Cabrera Agusto, uno de los 12 discapacitados que trabajaba en la operación de “El trenecito” que circulaba de la Plaza Primer Congreso de Anáhuac y por el Andador Zapata, pero que dejó de operar a causa de la pandemia de COVID-19, piden ahora que el alcalde Antonio Gaspar Beltrán lo reactive porque no tienen con qué mantener a sus familias.

“El trenecito” era atractivo para los niños y sus padres que por “viajar” unos diez minutos a bordo de esa máquina pagaban 16 pesos. Cada uno de estos empleados ganaba 120 pesos diarios, mismos que les servían para medio dar de comer a sus familias.

Víctor Cabrera dijo que él se desempeñaba como “banderista”. Su labor consistía en parar el tránsito de vehículos en las calles Madero, Galo Soberón y Parra y Galeana, para que el trenecito pasara con toda libertad, sin contratiempos. Su horario de trabajo era de las 16:00 a las 20:00 horas.

El dinero recaudado por “El trenecito” era ingresado al DIF-Municipal.

Dijo que en caso de que el Ayuntamiento apoye su petición respetarían todas las medidas anti COVID-19: guardar la sana distancia, portar cubreboca, aplicarse y aplicar gel antibacterial a los pasajeros, así como sanitizar adecuada y constantemente “El trenecito”.

Víctor Cabrera dijo que en caso de que el alcalde Gaspar Beltrán se niegue a reactivar el citado medio de transporte, estarían solicitando apoyos como despensas y “un recurso económico quincenal; nuestras familias dependen de nosotros pero ahora no tenemos dinero para alimentarlas”. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO