Jornaleros agrícolas exigen salario mínimo de 300 pesos diarios

– Salen de La Montaña a trabajar en sembradíos del norte del país

Chilpancingo, Gro.- Jornaleros Agrícolas de la región de la Montaña que año con año se trasladan para laborar en campos de cultivos en estados del norte del país, hicieron un llamado a la Cámara Federal de diputados para que atiendan la demanda de la Alianza Campo Justo, para que el próximo año la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) establezca un salario mínimo de 300 pesos para los mismos trabajadores.

Gregorio López Alvarado, jornalero de la comunidad de Patlicha, municipio de Copanatoyac, dijo que desde niño se ha visto en la necesidad de salir de su terruño a buscar mejores ingresos en el campo: «es tiempo de alzar la voz, de pedir un trato justo, que ya no nos discriminen, que escuchen nuestra voz y nos hagan caso, que fijen el salario mínimo que proponemos».

Dijo que para apoyar esta campaña de Alianza Campo Justo se están recabando firmas que van a presentar ante la Conasami y la Cámara Federal de diputados para que se establezca 300 pesos de salario mínimo para quienes se dediquen a esta actividad productiva.

Una jornalera que se identificó como Hermelinda, dijo: «desde niña he migrado a trabajar en campos de cultivo (en el norte del país); padecemos explotación laboral, de maltratos, no tenemos salud, educación para nuestros hijos, vivimos en condiciones precarias, pero es la única manera de subsistir y de poder tener un ingreso».

Señaló que en su caso comenzó a migrar a los campos de cultivo desde los 8 años de edad, «ahora tengo 35 años y sigo en la necesidad de buscar trabajo en otros estados, ahora estamos pidiendo que se haga justicia y que se establezca 300 pesos de salario mínimo para miles de jornaleros que debemos buscar trabajo en otro lado».

Hermelinda dijo que en su comunidad muchas personas han salido este año y que lamentablemente «muchos también se han muerto de Covid-19, hay muchas mujeres embarazadas trabajando como jornaleras y que arriesgan su vida por tener dinero para sostener a las familias, no hay trabajo acá en nuestras comunidades de Guerrero, con miedo y todo así se van».

Añadió que «pedimos que nos tomen en cuenta, que además del salario mínimo (los dueños de los campos de cultivo) también nos den mejor atención en materia de salud y de educación, porque día con día llevamos comida a la mesa de los mexicanos, cada producto que comen es esfuerzo de un jornalero que sufre maltratos». (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO