Piden a AMLO investigar crímenes cometidos contra periodistas

Acapulco, Gro.- Por segunda ocasión en estos cuatro días de gira de trabajo por Guerrero, el presidente, Andrés Manuel López Obrador escuchó reclamos y solicitudes para que su gobierno atienda el problema de la inseguridad que padecen los periodistas al realizar sus labores en esta entidad.

Este lunes en la conferencia matutina desde Acapulco, la señora Ernestina Aguilera Lucas tomó la palabra y le expuso al presidente el caso de su hermano Leodegario Aguilera Lucas, quien era editor del semanario «Mundo Político» cuando desapareció en agosto del 2004.

La mujer pidió al presidente que «esclarezca los asesinatos y desapariciones de periodistas en Guerrero, como es el caso de mi hermano que ha sido una pesadilla. Desde hace 17 años he vivido, vivimos una tortura interminable, le pido de favor que esclarezca este caso».

Ernestina Aguilera denunció que hay periodistas «que están viviendo esta pesadilla en Chilpancingo y otros lugares del estado, le pedimos que se eleve a rango de delito federal el atentar contra periodistas y no haya más casos como la desaparición de mi hermano».

Se quejó de que en los últimos 17 años «de gobierno podrido del corazón dejaron a México como un panteón, presidente, le pido que se esclarezcan los casos de todos los periodistas desaparecidos y asesinados; mientras no se castigue a nadie los gobiernos van a seguir atentando contra la libertad de expresión».

Al respecto, el presidente dijo que su gobierno está «luchando para saber del paradero de dónde están los que han sido desaparecidos desde hace mucho tiempo, antes no se atendían estas sentidas demandas, ahora hay una Comisión de Búsqueda que está a cargo de la Secretaría de Gobernación y en especial de Alejandro Encinas y todos los días se trabaja con ese propósito, tenemos el compromiso de encontrar a quienes han sido víctimas de las desapariciones desde la guerra sucia».

Señaló que en Guerrero y todo el país «se llevó a cabo una política autoritaria y el estado era el principal violador de los derechos humanos, se imponían de esa forma, desapareciendo, torturando, asesinando, masacrando a la gente, ahora actuamos de manera distinta, por convicción, por humanismo, no se reprime a nadie, las fuerzas armadas no se usan para reprimir al pueblo».

Aseveró que la Secretaría de Gobernación se utilizaba «para reprimir, para combatir a opositores, a quienes se manifestaban en contra del gobierno haciendo periodismo con el movimiento social; esa Secretaría manejaba la policía secreta, la famosa policía federal, encargada de la represión y ya todo eso se ha acabado, ya no existe, no existe el Cisen, no se espía a nadie, se garantizan las libertades y no se dan órdenes para reprimir».

Afirmó que su gobierno va a garantizar «la paz, la seguridad, la protección de todos, en especial de periodistas, de quienes tienen que ejercer el oficio del periodismo y que necesitan protección, pero más cuando se trata de un periodismo de denuncia, porque hay un periodismo muy cómodo donde se lucra con la libertad de expresión, se negocia, pero hay muchos periodistas en México que están constantemente del lado del pueblo y contra las injusticias que se cometen».

Agregó que en el país, «todos merecen protección, pero más quienes están expuestos por llevar a cabo un periodismo de denuncia» y dijo que se atenderán los casos de denuncias que se han presentado en Guerrero a través del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, quien este lunes también estaba en Acapulco.

El pasado viernes en Chilpancingo, antes de ingresar a las instalaciones de la Guardia Nacional ubicadas por el rumbo de la comunidad de Petaquillas, varios periodistas entregaron un documento a López Obrador en medio de empujones y forcejeos con Servidores de la Nación y elementos de la Ayudantía del presidente.

López Obrador les dijo a los reporteros que eran un grupo de «provocadores» y le respondieron que sólo querían entregar un documento donde pedían su intervención para garantizar la libertad de expresión y donde informaban que en los últimos 18 años en Guerrero han sido asesinados 19 periodistas y uno más se encuentra desaparecido: «a la fecha los casos siguen impunes y no hay avances en las investigaciones por parte de los organismos de procuración de justicia para dar con los responsables de los homicidios, generando un clima de impunidad que incita a seguir arremetiendo contra los periodistas».

En ese documento, los reporteros expusieron que la presencia del crimen organizado, «que tiene secuestrada a esta entidad suriana, ha afectado la labor periodística porque hay zonas silenciadas donde los periodistas no pueden realizar su trabajo, porque son intimidados y amenazados de muerte por civiles armados».

Y expusieron que algunos reporteros que trabajaban en Zihuatanejo, Acapulco, Chilapa, Chilpancingo, Iguala y Taxco, se han tenido que ir vivir a otros lugares ante las amenazas de muerte del crimen organizado. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO