Policías de Zumpango cumplieron ocho días en paro de labores

– Exigen mejores condiciones laborales

– La alcaldesa Natividad López no atiende sus demandas

– Todo Eduardo Neri se ha quedado sin seguridad pública

Chilpancingo, Gro.- Sin ninguna respuesta de las autoridades del municipio que encabeza la alcaldesa perredista Natividad López González, este miércoles los policías preventivos de Eduardo Neri (Zumpango), cumplieron ocho días en paro de labores en demanda de que se les incremente el salario, se les otorgue seguro de vida, servicios de salud, equipo táctico, uniformes y patrullas.

El miércoles de la semana pasada los casi 70 policías de ese municipio decidieron iniciar un paro de labores indefinido y dejaron sin vigilancia a las 24 localidades, tres delegaciones y la cabecera municipal, Zumpango.

Desde ese día informaron que luego que tomó posesión del cargo López González, en septiembre del 2018, le entregaron un pliego petitorio de diez puntos y a la fecha no ha querido atender y resolver ninguno de ellos, lo que ha provocado protestas desde noviembre del año pasado.

 En lugar de reunirse con los uniformados para abordar los puntos de su pliego petitorio, la alcaldesa acudió la semana pasada al cuartel de ese cuerpo policiaco ubicado en El Cerro del Tepetlayo, en las afueras de Zumpango, para amenazarlos con levantarles actas administrativas, acusaron.

Informaron que el pasado fin de semana acudió a las instalaciones policiacas un visitador de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para dar seguimiento a su protesta,  «pero no vemos ninguna acción de solidaridad con nuestras demandas que son justas, como pedir un incremento de 700 pesos a nuestros precarios salarios».

Denunciaron que tampoco tienen acceso a un seguro de vida o de atención a la Salud, «en esta pandemia más de la mitad de los compañeros se enfermaron de Covid-19 y con sus propios recursos tuvieron que solventar los gastos de su enfermedad, afortunadamente nadie falleció, pero así de precarias están nuestras condiciones laborales».

Hicieron un llamado a las autoridades federales y del estado a intervenir, «que le pidan a la alcaldesa que nos atienda”.

Manifestaron que el esposo de Natividad López González, Pablo Higuera Fuentes, ya fue presidente municipal de Eduardo Neri y que ahora quiere repetir en el cargo: “se están heredando el poder, pero no resuelven los problemas del municipio y particularmente las demandas de la policía”. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO