Dar agua a Chilpancingo sigue siendo un reto pendiente, admite Toño Gaspar

Fernando Polanco Ochoa/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El alcalde Antonio Gaspar Beltrán admitió que le avergüenza saber que el abasto de agua siga pendiente en esta capital, y reprochó la “indiferencia y frialdad” de la ciudadanía al no pagar el servicio, lo que contribuyó a la “quiebra financiera” de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH).

“Este año que es de elecciones, quienes (candidatos) pretenden venir atrás de nosotros, ojalá valoren la propuesta que se tenga para el agua, porque no es la autoridad sola la que le corresponde resolver; somos todos”, enfatizó.

En la celebración del Día Mundial del Agua, efectuado en la plaza cívica “Primer Congreso de Anáhuac”, el alcalde exclamó: “Qué complicado es asistir a este evento. Es un tema que en mi carácter de alcalde me llena de vergüenza saber que ese reto de dar agua a chilpancingueños está pendiente”.

Aseguró que el 30 por ciento de los capitalinos está molesto por el desabasto de agua, siendo el principal problema de la ciudad: “Ha faltado que la sensibilidad llegue a todos, porque pensamos que, bloqueando calles, haciendo manifestaciones, no pagando el servicio y castigando a la CAPACH, vamos a solucionar”.

La primera adversidad, dijo, es que la naturaleza está “cobrando la factura” por la tala desmedida de árboles, pues “en otros años los mantos acuíferos estaban a un 40 por ciento, hasta un 60 por ciento, hoy apenas llegamos al 20 por ciento de acumulación de agua”.

Respecto a que el organismo operador está “quebrado financieramente”, recordó que desde el inicio de su administración, en septiembre del 2018, advirtió de sus condiciones, pero reprochó: “desgraciadamente el clamor que el alcalde hizo no sirvió de nada”.

“No tuvimos recursos extraordinarios para eficientar el servicio y desgraciadamente la morosidad sigue siendo una distinción que también avergüenza. Bombear el agua desde los sistemas de captación y rebombearla hasta los hogares genera millones de pesos en consumo eléctrico, la ciudadanía tiene razón en no pagar cuando no les llega, pero también hay domicilios donde no falta y tampoco pagan”, fustigó.

Confirmó que la CAPACH tiene un adeudo superior a los 60 millones de pesos ante la Comisión Federal de Electricidad por el bombeo de agua, e indicó que los ingresos apenas alcanzan para pagar la nómina de los trabajadores, por eso invitó a la población a que participe en la solvencia del organismo pagando a tiempo su servicio, porque si bien “el agua es un derecho humano, también tenemos que traerla y tiene un costo que muy pocos quieren pagar”.

Aseguró que en los meses que le restan de administración seguirá gestionando recursos para garantizar el abasto, pese a las críticas, reproches e incomprensión social que ha enfrentado.

Gaspar Beltrán también arremetió contra los sindicatos que hacen vida al interior de CAPACH: “aunque los comprendemos y entendemos, pero cerrando las válvulas (de distribución) y las oficinas, tampoco es una manera de solucionar el problema”.

Manifestó su respeto y agradecimiento a los pocos trabajadores que realmente acuden a trabajar y procuran el beneficio colectivo de agua. En tanto, dijo, su gobierno seguirá distribuyendo agua en pipas para amortizar el impacto del estiaje prematuro de este año.

Agregó que diariamente circulan 20 pipas por la ciudad abasteciendo el vital líquido, y que hasta el momento han sido atendidas 14 mil familias. “Mi administración no está cruzada de brazos y hacemos frente a este problema”, resaltó Gaspar. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO