Detecta laboratorio de la UAGro tres variantes nuevas del virus SARSCov2

Berenice Reyes/IRZA
Chilpancingo, Gro.-
El Laboratorio de Diagnóstico e Investigación en Salud (Labdis) de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), detectó tres variantes nuevas del virus SARSCov2 causante del COVID-19, que circulan en el estado.

Las variantes detectadas corresponden a siete pacientes originarios de los municipios de Acapulco, Chilpancingo e Iguala, pero se descartan las cepas británica, sudafricana y brasileña que se caracterizan por su carácter “agresivo y contagioso”.

Los casos se detectaron con muestras tomadas en octubre 2020 y enero y febrero de este año, y “una de las variantes que encontramos fue con un código reportado en Tijuana, Baja California, con un paciente que convivió con familiares provenientes de esa región en Estados Unidos y haciendo la investigación se informaron que varios resultaron contagiados”, dijeron los investigadores.

Los integrantes del Labdis, Berenice Illades Aguiar, Oscar del Moral Hernández, Fredy Beltrán, Hugo Rodríguez y Marco Antonio Leyva Vázquez, además informaron que los resultados son parte de una investigación realizada con personal capacitado en estudios de genomas, que son parte de la máxima Casa de Estudios.

También, que tienen la intención de reproducir la vigilancia epidemiológica molecular del virus con un programa de secuenciación en cien muestras que implicarán una colaboración y esfuerzo importante para estar a la altura de los institutos de investigación a nivel mundial, pero permitirá conocer cuáles son las variantes que están circulando en la entidad.

El coordinador del Labdis, Oscar del Moral Hernández, precisó que los virus de manera natural van introduciendo cambios en su material genético cada vez que se van replicando, y este virus de SARSCov2 no es la excepción, “este virus tiene 30 mil letras en su secuencia genética y cada vez que se va haciendo una copia se puede ir cambiando una letra o se puede ir perdiendo y de manera natural aparecen cambios cuando se va esparciendo”.

Dijo que desde octubre reportaron esos primeros cambios considerados importantes para ese efecto y después de conocer las variantes en Brasil, Sudáfrica y Brasil, se consideró muy importante conocer cuáles de estas variantes se estaban reproduciendo en Guerrero.

Aceptó que la tecnología para detectar esos casos es muy costosa y no cualquiera puede realizarlas, pero afortunadamente para la UAGro y para Guerrero en el Labdis se tiene a este personal y así se buscó apoyo en otras instituciones para secuenciar y después traer lo necesario para realizarlas.

Agregó que con las siete muestras analizadas con ayuda del Instituto de Tecnología Genómica se encontraron tres diferentes variantes B.1, de las cuales cinco resultaron en esta variante; otra en la variante B.1 189 y también uno en la B.1 243. 

“Lo más importante de este descubrimiento es que en siete muestras analizadas encontramos tres versiones diferentes de esas 30 mil letras; que hay cambios, pero afortunadamente no es de las que se ha hablado mucho como la británica o la sudafricana”, aseguró.

Señaló que haciendo una búsqueda a nivel internacional en donde se han incorporado ya las tres variantes de Guerrero, se buscó que para la entidad ya están reportadas algunas muestras por institutos como el de Referencia Epidemiológica (INDRE) o el Instituto de Referencia Epidemiológica (INER), en la Ciudad de México.

Reveló que para Guerrero existen 71 muestras analizadas, que siete son del Labdis y que la variante más común es la B.1. 222, pero no es la que encontraron mayoritariamente.

De estos siete casos registrados con las tres variantes del virus, se observaron diferentes grados de infección, desde moderados a graves, y se seleccionaron al azar porque se quería conocer si existían variantes. (www.agenciairza.com)

Qué opinas
error: ESTE CONTENIDO ESTA PROTEGIDO